Archive for the ‘Sin categoría’ Category

Breu ressenya del metge estomatòleg Enrique Mir Álvarez

sábado, febrero 2nd, 2019

 Amb motiu de la donació del mobiliari i aparells odontològics del seu despatx a l’Associació d’Amics de L’Illa de l’Hospital.Enrique Mir Álvarez (Maó, 3 d’agost 1919-1996) fou el quart dels cinc germans, Pedro, Antonio, Guillermina i Pilar. Els seus pares foren el doctor Pedro Mir Llambías (1888-1937) i Mª. Dolores Álvarez Paz (1892-1921), traspassada quan el petit tot just tenia dos anys; fruit de les segones núpcies, va ser criat per la seva segona mare, Concepción Albertí Preto (1890-1978). Son pare havia ampliat estudis a París, exercint la medecina a Menorca com a metge cirurgià i ginecòleg. Va dirigir fins al seu òbit als quaranta nou anys l’Hospital Municipal de Maó, al cos de Gràcia. Conten que anava en carro a visitar els malalts, sense cobrar-los si no el podien pagar.Enrique Mir va cursar l’escola primària a Mateu Fontiroig i els estudis de batxillerat a l’institut de segon ensenyament, ubicat on hi havia hagut l’Escola de Nàutica (1855), a les dependències de l’antic convent franciscà (actual Museu de Menorca), al Pla des Monestir, de Maó, on va obtenir el batxiller l’any 1936.Enrique Mir no es lliurà del servei militar atès que formà part de les tres quintes de joves menorquins cridats a files en finalitzar la guerra i enviats a Saragossa, en un viatge en el vapor correu Coca que durà tres dies en unes condicions penoses, i mal mirats per procedir de zona republicana. En el servei obligatori es presentà com a manobre voluntari, cosa que va possibilitar que pogués gaudir de permisos. L’anunci oficial de concessió de pròrrogues per part del nou govern va coincidir amb l’estada de permís a Menorca, navegant al port de Maó amb el llaüt El Mayo, amb la seva promesa Margarita Orfila (es varen casar el 20 de març de 1954) però va aconseguir arribar a temps per tal de sol•licitar l’esmentada pròrroga que el va permetre començar els estudis universitaris. Recollint el testimoni de son pare, inicià la carrera mèdica el curs 1939-40 matriculant-se a la Facultat de Ciències de la Universitat de Barcelona (la ciutat fou incorporada al bàndol nacional el 26 de gener de 1939), i continuant a la Facultat de Medicina de la Universitat de Salamanca (1940-46), coincidint amb el seu company d’estudis i amic Tomàs Orfila, i amb Vicente Macián que estudiava al seminari, d’on el deixaven sortir gràcies a que els dos companys menorquins l’anaven a cercar. A València continuà els seus estudis durant el curs 1946-47, amb el corresponent carnet d’afiliat al Sindicato Español Universitario (SEU) -amb data d’admissió de 20 d’agost de 1939- figurant com a estudiant de medicina, que segons l’article 70 de la Ley de Ordenación de la Universidad Española era obligació i dret de l’escolar universitari considerar la seva labor com un servei obligatori a la Patria, que havia de complir amb exactitud i esforç per tal d’aconseguir la millor formació acadèmica i professional. Finalment, es traslladà a la Facultat de Medecina de Madrid cursant estudis en l’especialitat d’Odontologia i Pròtesis (Escuela de Estomatología), durant el curs 1947-48, llicenciant-se l’any 1950 tal com consta en l’orla de la seva promoció i en la fotografia de tot el grup en front de la façana de l’escola. El divendres, 12 de gener de 1951, el Menorca Diario Insular del Movimiento en l’apartat Ecos de Sociedad felicitava i desitjava tota sort de prosperitats, anunciant la benedicció i la inauguració, el dia anterior, de la nova Clínica Dental del Médico Odontólogo Enrique Mir Álvarez, al carrer de Prieto y Caules nº 15 a la casa paterna de Sa Raval, i l’any 1978 es traslladà al carrer Isabel II nº 13. Així mateix cursà la sol•licitud per a col•legiar-se en el Colegio Oficial de Odontólogos de Balears, i redactà la declaració jurada exigida per la Delegación Provincial de Sindicatos de F.E.T. y de las J.O.N.S. de Baleares, del departament Sindicato Provincial de Actividades Diversas. Grupo Protesis Dental, d’acord amb les Juntas Nacionales de Prótesis Dental y Gabinetes Odontológicos.Fou el primer a Menorca en introduir en la seva consulta una nova tecnologia en forma d’aparell semblant a una turbina d’aire comprimit que permetia la neteja i llimat de les dents d’una forma més efectiva, substituint l’antiga rodeta de pedals que havia adquirit en la seva època d’estudiant. Altrament, no s’ha de menystenir l’afició que Enrique Mir sentia per el joc de billar, la caça de la perdiu, i especialment la pesca, fins el punt que es va convertir en el president de la Confraria de Pescadors.El doctor Mateu Seguí Mercadal destacava en un article en el diari Menorca (30/03/1996) la necrològica del seu funeral oficiat per un emocionat pare Macián a l’església de Santa Maria, plena a vesar per tal de retre-li homenatge pòstum, testimoniant l’estimació i el reconeixement que el poble de Menorca tenia cap es doctor dentista Mir, donat el caràcter obert i extravertit, una especial bonhomia, un refinat sentit de l’ humor i la seva fama com a professional metge odontòleg. Sobresortia per la seva empatia i disponibilitat en el tracte cap els pacients, coneguda arreu, al igual que la seva generositat hipocràtica, heretada del pare.El seu fill Pedro Mir Orfila ha seguit el camí de son pare, al igual que els nets Kike Mir Pons, Xavi Mir Marí i Maties Pons Mir.Ara, la seva esposa Margarita Orfila ha fet donació del mobiliari i aparells odontològics del despatx de Enrique Mir Álvarez a l’Associació d’Amics de L’Illa de l’Hospital, a la sala dedicada a la odontologia en l’històric hospital britànic del segle XVIII construït sobre l’illot conegut com l’Illa del Rei, en el port de Maó, d’ençà el rei Alfons III el Liberal hi desembarcà l’any 1287.

Miquel A. Pons Carreras.

Professor de geografia e història.

Visita a la Estación Naval de Mahón

viernes, enero 11th, 2019

Adelantado al domingo día 6, festividad de los Reyes Magos y Pascua Militar. Uno de estos contados domingos en que no hemos trabajado en la Isla del Rey.

Como alternativa, reunión de voluntarios y visita a la estación Naval de Mahón de la mano de su Comandante el CF. Guillermo Coll y con el apoyo como guía del Cº1º Oubiña. Visita más que interesante. Muy sensibilizados nuestros amigos ingleses, No en balde bajo dominación inglesa se explanó la Isla Pinto o d´en Pintó que ellos llamaban “suffren” por su color azufrado y se construyeron parte de los edificios que aun hoy forman parte de la Base.

El recorrido  se ha iniciado en la Capilla, uno de los primeros edificios que construyeron entonces, que fue por tanto anglicana inicialmente  y posteriormente católica como en la Isla del rey. Tiene forma alargada ya que a su costado formando un mismo cuerpo, estaban los almacenes de mástiles. Recuerdo el sistema que tenía el arsenal inglés para el mantenimiento de sus barcos en el Mediterráneo lo que evitaba se desplazasen a su metrópoli atlántica: el barco una vez amarrado, se desarbolaba y luego se recostaba de un costado lo que permitía la limpieza de uno de sus  fondos; la maniobra se repetía en el otro costado. También sabéis que entonces los barcos ingleses ya forraban la obra muerta  con planchas de cobre.

De la capilla hemos pasado a Isla Pinto. Nuestro neurocirujano Fabián –que por cierto se consolida como columnista del Diari- está muy preocupado por su estado. Todos esperamos que se recupere.

De la isla  Pinto hemos entrado en los túneles: 600 metros excavados en terreno pizarroso en los que se realizaba el ensamblaje y mantenimiento de torpedos tanto para submarinos como para estaciones torpederas. Llama la atención que estos túneles se construyesen a partir de 1945 y con ayuda norteamericana. Desde luego se trabajó bien porque prácticamente no hay fisuras en su “caja” de hormigón. A trechos se encuentran “aperturas de descanso” a modo de juntas de dilatación e imagino para posibles drenajes. Reitero que en 1945 cuando oficialmente parecía que vivíamos una España autárquica y aislada,  los norteamericanos ya se apoyasen en nosotros-e invirtiesen-  en plena Guerra Fría contra la URSS comunista., potenciando a nuestros submarinos e indiscutiblemente a los suyos. La maquinaria que aun se conserva es impresionante, a  pesar de su deficiente estado.

Con nuestra mentalidad recuperadora, nuestras mentes bullían. No descartamos proponer un domingo en que volquemos todo nuestro esfuerzo en una primera labor de mantenimiento. Es cuestión de aceiteras de pistón, aceites quemados, 3 en 1 al por mayor. Sería una forma de agradecer la visita y pasar el mensaje de que aquello  no se puede abandonar. ¿Crear una asociación de  voluntarios  de la Base Naval? ¿Aumentar plantilla de personal civil y/o militar? ¿Cursos de formación profesional? ¿Parados? ¿TBC,s?.

Si en Cartagena ha podido hacerse –y lo comprobamos recientemente- ¿por qué no en el Puerto de Mahón?.

Pero volvamos a lo nuestro y al próximo domingo día  13 de trabajo normal.

Luis Alejandre Sintes

Presidente Fundación Hospital de la Isla del Rey

Historia de la anestesia

domingo, diciembre 30th, 2018
btr

La triste historia de Horance Wells: Dentista y padre de la anestesia modernaHorance Wells era un joven dentista de Connecticut que se caracterizaba por su extrema empatía y compasión por sus pacientes. No soportaba verlos sufrir.El 10 de diciembre de 1844, Horace Wells y su esposa Elizabeth asistieron a un show donde a un grupo de voluntarios les suministraron óxido nitroso (gas hilarante)Luego de inhalarlo comenzaron a reír descontroladamente y a hacer cosas estúpidas. Uno de los voluntarios comenzó a perseguir a un enemigo imaginario y en su alocada carrera tropezó. Cuando regresó a su asiento se dieron cuenta que tenía la pierna desgarrada, pero el individuo no sintió dolor hasta que los efectos del gas se disiparon.¡Esto le dio a Wells una gran idea!Al día siguiente, Horace le pidió a un dentista colega suyo que le extraiga una muela mientras inhalaba algo de gas hilarante y no sintió ningún tipo de dolor ni tuvo complicaciones..Wells emprendió una serie de experimentos exitosos para demostrar científicamente su descubrimiento. Por desgracia, el día en que decide llevar a cabo una demostración pública ante renombrados cirujanos y varios estudiantes de medicina, algo salió mal. Parece que no fue bien regulada la administración del gas y el paciente se levantó dando fuertes alaridos. Los médicos se burlaron del invento de Horace, mientras los alumnos presentes lo abucheaban.Su experimento había fracasado.Horace abandona la práctica médica y cae en una profunda depresión. Lo peor es que sería otro dentista de Boston, William Morton -ex alumno suyo-, quien dos años después se llevaría la gloria efectuando la primera cirugía indolora con óxido nitroso frente a un grupo de connotados médicos.En 1847 se había hecho consumidor habitual y adicto al cloroformo, el cual inhalaba compulsivamente. Muy poco quedaba de aquel joven idealista, de aquel médico humanista que quiso aliviar el dolor de sus pacientes. Sufría de grandes trastornos y cambios de personalidad bajo los efectos del gas. Más adelante fue encarcelado. Cuatro días después y sumamente deprimido, se anestesió a sí mismo y se abrió la arteria femoral del muslo con una cuchilla de afeitar con el fin de morir desangrado y sin dolor dentro de su celda. Así en 1848, moría de esta triste forma el padre de la anestesia moderna.

Maria Andreu Codina

Odontóloga

«Mynysterio(sic) de Menorca».

domingo, diciembre 16th, 2018

Llama la atención la portada del libro que nos había prometido Pilar Lafuente y que nos entregó el pasado miércoles 21 a la vez que nos regalaba una deliciosa novela –“Un encargo especial”- muy ambientada y relacionada con nuestra vida insular.

La Biblioteca de la Isla del Rey se enriquece con un manuscrito de la “Ordenanza de Hospitales Militares” firmada en Aranjuez  en 1739 por el Teniente General,  Secretario de Estado y de Guerra de Fernando VI, Casimiro de Ustariz.

De tamaño folio, en sus 287 páginas encuadernadas en piel de cordero, recoge toda la reglamentación sobre hospitales de plaza y de campaña. En su primera página consta el sello de “Comisaría de Guerra de Mahón”. La copia manuscrita está fechada en Palma en 1793,  lo que nos lleva a una primera conclusión: cuando Ustariz firma la Ordenanza en 1739, Menorca es inglesa. Se aplicará aquí, cuando la isla sea española  a partir de 1782, aunque durante otros  cuatro años (1798-1802) volviésemos a ser por tercera y última vez, ingleses.

Recoge tres tratados y un decreto final. El primero regula los servicios en los hospitales de plaza –el de la Isla del Rey lo era-  tanto de  los contralores (sic), capellanes, médicos y practicantes, como del cirujano mayor, comisarios de entrada, boticario mayor, “guarda  ropa, dispensero y cozinero” (sic)

El segundo se refiere al servicio en los hospitales de un ejército en campaña y prácticamente repite las obligaciones citadas anteriormente, con refuerzo de cirujanos.

El tercero trata de la “forma de servir la dirección” en los hospitales del Rey. Regula las funciones y responsabilidades del director y del contralor: como deben recibir los víveres de los almacenes del Rey y de otros particulares; la compra de utensilios y ropa; la adquisición de víveres, medicinas y compras del boticario, así como  el modo de satisfacer los transportes; cuantifica el consumo de aceite y velas de sebo para lámparas; el suministro de aguardiente “para curación de heridos y enfermos”; los sueldos, gastos extraordinarios, pan, carne, bizcochos, azúcar, gallinas, arroz, aceite y otros gastos extraordinarios. Todo. Todo parece previsto en el reglamento.

Finaliza como tercer tratado, con un reglamento de distribución de alimentos en el que se detallan raciones, medias raciones y dietas de oficiales, así como  la ración, la media ración y la dieta rigurosa  del soldado en el que se prevén aumentos  de arroces, carnes y gallinas junto a tostadas  para desayunos.

Esta referencia, lógicamente resumida, tiene dos finalidades:

-agradecer la donación de Pilar Lafuente de un Tratado histórico de doble valor para la Biblioteca de la Fundación. Uno, por proceder de su familia, de entrañable arraigo en Menorca. En segundo lugar por citar referencias al funcionamiento del Hospital de la Isla del Rey y su encaje histórico en el complicado tránsito del  siglo XVIII al XIX.

-fomentar la investigación de especialistas y el conocimiento general de la materia. Siguiendo nuestra costumbre de impulsar la historia del Puerto de Mahón en particular y  de  Menorca en general, la obra escaneada estará disponible en nuestra web, sin descartar su edición facsimil. No protegemos limitando accesos, sino al contrario, abriéndonos al conocimiento de todos. Porque somos de todos.

Luis Alejandre Sintes

Presidente Fundación Hospital de la Isla del Rey

 

Las recetas de Marga

sábado, diciembre 1st, 2018

Uno de los placeres para los voluntarios de la Isla del Rey es reunirnos alrededor del desayuno en La Casa del Gobernador a las 10:30 después de trabajar duro en el islote.

Cada domingo el equipo de Marga con el apoyo de su marido, Toni Barber (barman, constructor, capitán del barco “Zodiac”) y otras buenas amigas preparan un tentempié para todos los voluntarios y visitantes.

Hoy vamos a compartir algunas de las recetas favoritas de Marga…..

Montaditos de Calabacín y tomate:

Una barra de pan cortado en lonchas finas. Pintar el pan con tomate, sal y aceite de oliva. Espolvorear el pan con una mezcla de pan rallado, ajo y perejil. Poner encima una rodaja de calabacín, una pizca de pimentón picante, más de la mezcla de pan rallado y un chorrito de aceite. Luego poner una rodaja generosa de tomate encima con sal y un poco de azúcar y otro chorrito de aceite. Espolvorear una vez más con la mezcla de pan rallado y añadir orégano. Hornear de cinco a diez minutos hasta que estén tostaditos. Salen deliciosos!!

Tostaditos de Oliaigua:

Lonchas de pan pintadas con tomate, sal y aceite. Preparar un sofrito en crudo de cebolla, tomate, ajo, pimiento verde, perejil, sal, pimienta y escurrir. Poner el sofrito crudo encima del pan, luego una pizca de pan rallado con ajo y perejil. Adornar con un trocito de higo. Añadir un poquito de azúcar. Hornear 5 minutos o hasta que estén dorados. Muy bueno!!

Pudin de Marga:

Una barra de pan duro, con azúcar, huevos y canela en polvo remojados en leche. Pasas remojadas en vino, jerez o moscatel. Mezclarlo todo con un sobre de levadura en polvo. Se puede añadir yoghurt. Echarla en un molde y añadir encima más azúcar, canela, piñones y un chorrito de aceite de oliva. Hornear a 180 grados, controlarlo después de 20 minutos y está listo cuando un palillo sale limpio. Insuperable!!

Todos estáis invitados a visitar la Isla de Rey cada domingo a las 08:45, embarcando desde El Muelle del Hospital, de la calle Fontanillas, Es Castell, para descubrir la historia de la Isla, el trabajo realizado por los voluntarios y compartir un desayuno muy especial con nosotros.

Lorraine Ure

Profesional de turismo jubilada

 

«Una giornata particolare»…de una Monja osada

lunes, noviembre 19th, 2018

Sí, porque en el argumento de este artículo, a diferencia del de la película cuyo título aprovechamos (Ettore Scola, 1977, con Mastroianni i Sofia Loren), la osadía, la valentía diría yo incluso, es totalmente palpable. Y esta sensación deriva de una aportación muy especial de una voluntaria de la Isla del Rey a quien hemos tenido el gusto de conocer hace un mes poco más o menos.  Se trata de Caroline Craven, ciudadana británica, quien nos entregó un prolijo estudio genealógico de antepasados y descendientes de una de las tres monjas que, en 1749, abandonaron de noche el Convento de Santa Clara en Ciudadela y se casaron con sendos oficiales británicos de guarnición en Menorca.  Creo que para ellas y sus novios la “giornata” debió de ser absolutamente “particolare”…

Portada ilustrada por Zaca.

La osadía del hecho es fácilmente reconocible, ellas son hijas de buenas familias locales, católicas por supuesto, el convento es de clausura, los oficiales son protestantes, de guarnición en la isla, ellas han profesado recientemente los votos correspondientes a su condición, y la decisión de ellas se basa en la confianza de que las promesas de sus novios se cumplirán, es decir, que se casarán con ellas y las protegerán de las previsibles reacciones de los altos estamentos, supuestos unos inciertos apoyos de no se sabe bien quién. Este es el “Escándalo en Ciudadela” que se publicó recientemente y que suponemos es conocido por nuestros lectores (un opúsculo publicado con la ayuda de las Fundaciones MAPFRE y Hospital de la Isla del Rey).

En el opúsculo citado, resulta curioso que el cirujano George Cleghorn (autor de un estudio sobre Menorca y las enfermedades más frecuentes de sus habitantes, también publicado por la Fundación del Hospital), tuviese una participación crucial en el incidente. Era el cirujano del Regimiento núm. 22 en el que se encuadraban los oficiales en cuestión, y fue él quien redactó la versión inglesa de la carta que Sor Margarita Albertí, nuestra protagonista, dirigió al Gobernador Sir William Blakeney solicitándole auxilio ante las exigencias de su familia y de las autoridades religiosas locales.  Y es crucial porque la carta original en castellano, así como los escritos de las otras dos monjas, se han perdido.

Pues sí, nuestra monja se casó con el Teniente Christopher French, de 24 años, a sus 22 años de edad. Tuvieron únicamente dos hijos que sepamos, el mayor, nacido en 1752, por desgracia caído en el campo de batalla en 1783, a los 31 años, con el grado de Teniente, y un segundo hijo nacido en 1764, y que vivió 59 años, alcanzando el grado de Teniente Coronel.  El padre alcanzó también este empleo.  Estos datos y muchísimos más, sobre todo la descendencia del hijo menor hasta nuestros días, a lo largo de ocho generaciones, se los debemos y agradecemos a Caroline. Junto con los antepasados de Margarita (que documentó en su día el P. Fernando Martí, archivero que fue de la diócesis, quien participó ya en la expedición Rubió a Florida en 1975), el cuadro se extiende a catorce generaciones, toda una hazaña.

La vida de Margarita debió ser confortable suponemos, pero continuamente afectada por las vicisitudes de su marido e hijos, todos ellos requeridos en diversas lejanías por las guerras que a finales del siglo XVIII involucraban a la Gran Bretaña en multitud de escenarios, fundamentalmente en el caso de esta familia los de la guerra de independencia de los Estados Unidos. El retrato que acompaña a este escrito refleja creo yo este talante de conformidad que imaginamos consustancial en una madre cuyos esposo e hijos viven bajo el mayor riesgo a que puede someterse un ser humano.

Óscar Sbert Lozano

Ingeniero industrial

Uno de los pocos, Maurice Mounsdon

miércoles, octubre 17th, 2018

“Never In The Field Of Human Conflict Was So Much Owed By So Many To So Few “

«Nunca en el ámbito del conflicto humano tantos debieron tanto a tan pocos»

Winston Churchill

Durante la segunda guerra mundial, del 10 de julio al 31 de octubre de 1940, se libró una batalla por la supremacía aérea sobre el canal de La Mancha, la Batalla de Inglaterra. Alemania había invadido casi todo el continente europeo y Hitler planeaba la invasión de Gran Bretaña (Operación León Marino), enviando a la potente Luftwaffe a debilitar las defensas británicas y aniquilar a la RAF. Se alistaron 2,937 pilotos y tripulantes de 14 países para defender con su vida si fuese preciso a Reino Unido de la agresión nazi, siendo la esperanza de vida para estos pilotos de cuatro semanas. Tras intensos combates, los alemanes fueron derrotados por los británicos, permitiendo en 1944 a los aliados utilizar Gran Bretaña como plataforma para invadir el continente europeo.

Uno de los “ pocos “ a los que se refería Churchill es Maurice Hewlett Mounsdon, que gracias a su mala salud de hierro cumplirá 101 años el 11 de febrero del próximo año, y que tenemos el honor que resida en Menorca desde hace muchos años.

Pero, ¿cuál fue su experiencia en la RAF?. El 24 de agosto de 1939, se alistó en las fuerzas aéreas británicas y al concluir su formación de vuelo pasó por diferentes escuadrones hasta su ingreso definitivo en el 56 Escuadrón en Digby. Durante los meses de julio y agosto de 1940 combatió duramente contra la Luftwaffe, dañando y derribando varios aviones enemigos. El sábado 31 de agosto, con el cielo azul radiante, su escuadrón fue enviado a interceptar a unos bombarderos sobre Colchester, y durante una dogfight  (pelea de perros) que es como llaman los ingleses al combate aéreo cercano, se enfrentó a un Messerschmitt Bf109, al que consiguió abatir, pero un trozo de metralla alemana le perforó el depósito de gasolina de su Hawker Hurracane, haciéndolo explotar y provocando el incendio de la carlinga. El teniente de vuelo Mounsdon debía decidir si morir abrasado o saltar desde 14,000 pies en paracaídas, y la adrenalina le hizo saltar. Fue encontrado en un campo cercano por dos niñas, tenía quemaduras terribles en sus piernas y manos. Los voluntarios de defensa local lo llevaron a un hospital, su aspecto quemado hacía que dudaran si era un piloto inglés o enemigo. Pasó dos años en varios hospitales, incluyendo injertos de piel pioneros realizados por el doctor Archibald McIndoe en el East Grinstead Queen Victoria Hospital. Durante su estancia en el hospital, se casó con el amor de su niñez, Mary.

Cuando volvió al servicio, fue como instructor de vuelo y al acabar la guerra fue enviado al Air Disarmament Wing en Alemania. Fue licenciado el 22 de febrero de 1946. El y Mary se instalaron en Hertfodshire y posteriormente en Menorca.

Conocí a Maurice hace algunos años, en mi etapa de recepcionista de la Renault, al ser cliente del taller y acudir con puntualidad británica a los mantenimientos de su Laguna. Un día el vehículo llego en grúa tras un grave accidente de tráfico, siendo siniestro total. Al cabo de unas horas, acudió Maurice, con sus noventa y tantos años y sin daño alguno y se compró un Clio nuevo!!

En una ocasión fui a visitarle a su casa, y  pude comprobar como fabricaba a escala locomotoras a vapor sobre planos, y que comprobaba su funcionamiento en 10 metros de vía que tenía instalada en el jardín trasero. De hecho, tiene patentados varios inventos propios relacionados con el sector naval. Impresionante.

El 18 de septiembre de 2018, gracias al patrocinio de la Fundació Destí Menorca y al empeño del infatigable Ian Warren, la escuadrilla acrobática RED ARROWS le dedicaron la magnífica exhibición que realizaron en Menorca, conmemorando también los 100 años de la RAF. En la posterior recepción a los pilotos que ofreció el Ayuntament de Sant Lluis, en el Aeroclub de Mahón, tuve oportunidad de saludarlo y observar así mismo como los jóvenes pilotos le demostraban una mezcla de admiración y respeto, lo que me provoco una sana envidia, los británicos sí saben cómo honrar a sus héroes.

“That freedom is the sure possession of these alone who have the courage to defend it”

José Muñoz Pons

Piloto frustrado

 

Fuentes consultadas:

RAF Benevolent Found, The Battle of Britain Historical Society, The Battle of Britain London Monument, BBC archives, The Times, Elminaco y Daily Mail

 

Enamorada de dos islas: Menorca y la Isla del Rey

domingo, octubre 14th, 2018

Nací en Cali, Colombia, soy enfermera de profesión, de la Universidad del Valle y con titulación homologada a la equivalente española, siempre he trabajado en el área de la Salud, en hospitalización y Coordinadora del Servicio de Infectología, en mi país de origen; actualmente trabajo en la Residencia Geriátrica Asistida de Mahón desde hace 11 años, mismo tiempo que llevo viviendo en esta encantadora y paradisíaca Isla.

Nunca en mi vida imaginé venir a vivir a España, pero por cosas que nos depara el destino, me casé con un maravilloso hombre, quien además había sido compañero de estudios en el bachillerato, como él vivía aquí, no hubo más remedio que dejarlo todo y venirme a vivir junto a él, aquí me encontré no sólo con una ensoñadora isla, tranquila y con un espectacular paisaje, sino también con gente amable, culta y servicial.

Llegue a ser voluntaria de la Isla del Rey, por invitación de mi esposo a quien una compañera de trabajo le había comentado sobre las labores de recuperación de un antiguo hospital militar, nos atrajo la idea, ya que ambos trabajamos en el sector de la salud, y fuimos a conocer el hospital. Nos sorprendió el ver el antes y el después de los trabajos realizados, en el registro fotográfico que allí conservan y decidimos unirnos para aportar nuestro granito de arena en tan maravillosa labor, asisto con mi esposo todos los domingos que tengo libres, dado que algunos coinciden con mi jornada laboral.

Ser voluntaria me ha resultado muy placentero y emocionante, ya que el sólo hecho de imaginar todas la historia que alberga esta pequeña isla como hospital en pleno funcionamiento, con el ajetreo de médicos, monjas y demás personal sanitario desarrollando sus funciones, atendiendo a heridos, enfermos, etc. Este es un lugar muy interesante  que permanece como fiel testigo en el tiempo del sentir de todas esas personas que pasaron por aquí, sentimientos de alegría por recuperarse de sus enfermedades, por  sanar sus heridas, pero también sentimientos de dolor sufrimiento y muerte, que quedaron atrapados en el tiempo y en las paredes de cada edificación; cada rincón tiene su historia, historia que está allí oculta tras sus paredes, caminos y cuevas,  y en esto precisamente dedicamos nuestro trabajo con empeño para aflorarla y contarla al mundo en toda su  esencia.

Inicialmente mi labor como voluntaria fue trabajando en la primera planta del edificio principal, rascando paredes y reponiendo baldosas rotas y deterioradas por el tiempo, luego colaboramos en la adecuación de la zona del muelle de las monjas, pusimos a punto la enfermería que gracias a Dios, hoy día no se utiliza mucho, hemos acondicionado el camino que conduce al depósito de cadáveres, lugar en el que actualmente estamos trabajando con mi esposo, para nivelar el suelo que no tiene baldosas, estamos dándole un poco más de profundidad para que en un futuro no muy lejano se pueda visitar cómodamente.

Este depósito de cadáveres, es una cueva natural de tamaño considerable que se encuentra ubicado estratégicamente cercano al muelle de las monjas, frente a la zona donde antiguamente quedaban los cementerios; como todas las edificaciones de la Isla del Rey, tampoco ha sido la excepción de salvarse del vandalismo de algunos incívicos, que la habían  llevado a convertir en un basurero, donde hemos encontrado cantidad de objetos inimaginables, que ya hemos retirado, despejado y reparado dos de sus paredes que se encontraban en mal estado, en el proceso de nivelación del suelo, esperamos descubrir cosas interesantes, que nos hablen de este recóndito lugar, no contamos con un registro histórico que nos pueda guiar para poder saber que podremos descubrir, pero cada vez que avanzamos es como descubrir la historia pero lo que sucedió allí se deja a la imaginación.

Aún queda mucho trabajo por hacer y espero seguirlo realizando con la alegría y el entusiasmo que tengo hasta ahora.

Invito a todas las personas que viven en Menorca y que aún no conocen la Isla del Rey, para que la vengan a visitar y comprobar in situ, el fantástico trabajo de recuperación que en ella vienen realizando cada domingo, el entusiasta equipo de voluntarios y porque no, se animen a formar parte de dicho grupo, colaborando en su ejecución.

Mercedes Ospina Muñoz

Enfermera

Celebraciones del 75º Aniversario del hundimiento del Acorazado «Roma»

miércoles, octubre 3rd, 2018

Mientras en Mahón se celebraban las fiestas patronales de la Mare de Déu de Gràcia, en la isla del Rey, en una atmosfera de fiesta, con una multitud de visitadores como cada domingo, un grupo de italianos celebraba el 75º aniversario del trágico hundimiento del acorazado Roma y la desaparición de 1395 hombres de su dotación. Los restantes supervivientes rescatados por algunos barcos entre los que componían la flota a las órdenes del almirante Bergamini, se presentaron a la bocana del Puerto de Mahón a primera hora del día 10 de septiembre del 1943, con  abordo trece compañeros muertos durante la noche y  con las cubiertas llena de otros heridos y quemados que fueron acogidos en la Isla del Rey, en cuya hospital junto a las curas médicas, recibieron la asistencia,  el cariño de los médicos y de las monjas, Hijas de la Caridad  y la solidaridad humana de una isla entera.

Estos italianos contemporáneos, familiares de aquellos marinos, han hecho un viaje desde varios lugares de Italia para venir a Mahón y respirar lo que llamamos ser: – El Espíritu de la Isla del Rey-, recordando aquellos momentos que desde hace 75 años sigue siendo una característica cultural y social de la gente de Menorca.

La historia del acorazado Roma es emblemática, es un acontecimiento europeo donde todos los Países que durante el siglo pasado que han combatidos entre ellos, ahora están unidos en una comunidad, imperfecta todavía. Hemos cambiado la forma de hacer guerra entre nosotros, se prefiere la guerra comercial o del turismo, de la pesca, en un parlamento europeo que debe encontrar formas legislativas europeas che favorezcan  todos los Países de la Unión Europea.

Lo que todavía es muy difícil de entender es porque unos Países de la Comunidad europea rescatan muertos y desesperados en el Mar Mediterráneo y otros de ellos levantan muros y barreras para “defenderse” de la invasión de los pobres del mundo. La Fundación Internacional de Derechos Humanos dice: – Las migraciones humanas no son un asunto policial, sino que forman parte de la naturaleza humana. Migrar, huir, buscar refugio es un derecho humano.-

A esta pregunta, nuestros padres en Menorca, habían contestado prácticamente dando ejemplo hace ya 75 años. ¿Porque la Comunidad europea hoy no es capaz de ser una comunidad que ponga en práctica lo que dice la Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión. Preámbulo: –Los pueblos de Europa, al crear una unión cada vez más estrecha entre ellos, decidieron compartir un futuro de paz basado en valores comunes. Consciente de su patrimonio espiritual y moral, la Unión se basa en los valores indivisibles y universales de la dignidad humana, la libertad, la igualdad y la solidaridad;

En la Isla del Rey, españoles e italianos, con este acto tan emotivo, hemos recordando nuestros padres, celebrado una vez más, este principio fundamental de nuestra Sociedad humana.

Mario Cappa

 

«La vida te da sorpresas, sorpresas te da la vida…»

jueves, septiembre 27th, 2018

Y no todas son malas como las de la canción de Pedro Navaja; algunas son buenas, incluso muy buenas, como las percibidas en mi “acercamiento” (ya sé que esta expresión no es correcta, pero…) a la Isla del Rey.

La mañana del domingo en que escribo estas líneas me ha hecho retroceder en el tiempo. Y he retrocedido hasta una mañana de otro domingo de otoño del año 2004. Aquella remota, en el tiempo, mañana otoñal se dio una casualidad ciertamente improbable: en uno de mis viajes a Menorca por motivos estrictamente familiares, paré en la gasolinera de Roselló a cargar gasolina para ir a no se sabe qué lugar. A cualquier lugar sin preferencia alguna, Una mañana de domingo sin detalles especiales a destacar, topé con Luís y me preguntó si tenía algún plan especial aquella mañana, invitándome a acompañarle a la Illa del Rey. Una propuesta interesante para quien no sabía dónde ir.  Y ahí me tienes, con mi mujer diciendo con la mirada algo así como “otra extravagancia del colega”, pero compartió con Luís y un grupo de personas de diferente pelaje y condición un inesperado viaje de Cales Fonts hasta la Isla del Hospital Militar abandonado desde 1964. La “nave expedicionaria” el “Picua” si no recuerdo mal, surcó las tranquilas aguas del puerto y nos transportó a un islote absolutamente dejado de la mano de Dios, en el que la vegetación asilvestrada impedía ver nada. Un bosque de arbustos que alguien me dijo eran “Aloe Vera” muy de moda por aquellas calendas en usos medicinales alternativos; creo que, excepto para curar los pies planos, era de gran utilidad.

Al parecer, se había organizado un grupo de voluntarios con el objetivo fundamental: adecentar el islote para retroceder 40 años y restaurar en la medida de lo posible su aspecto y estado original.

Y el grupo heterogéneo de voluntarios se puso en marcha, pertrechados con hachas, hachuelas, sierras, azadas y azadones (me está saliendo aquello de las cuentes del Gran Capitán, ruego me disculpe el lector de esta carta) y todo tipo de herramientas adecuadas para desbrozar caminos, parterres y cuestas y empezar a “deconstruir” los entuertos realizados por la naturaleza y, sobre todo, la intervención del animal más animal de la creación.

¡Tiene bemoles encontrar una bicicleta oxidada en un islote salvaje sin caminos ni carreteras!

Y las fuerzas expedicionarias (no parecía el ejército de Pancho Vila, pero por poco, especialmente en lo que se refiere a los uniformes laborales), cada cual a su manera, empezaron a trabajar. Dada mi condición de recién llegado sin experiencia en este tipo de trabajos, no se me ocurrió otra cosa que tomar fotos de lo que estaba acaeciendo aquella mañana. El personal formado por desde un farmacéutico jubilado hasta un carpintero-armador pasando por gente del campo o algún otro médico, además de “mestres de cases” y, como ya he dicho, hombres y mujeres de un amplio espectro de edades, oficios o dedicaciones profesionales variopintas, como se decía en tiempos, trabajando con una rarísima descoordinación organizada. Creo que el abundante y variado desayuno con que se cerraba la sesión laboral tenía algo que ver en el asunto.

Y le cogí el gustillo a esta extraña y heterodoxa reunión dominical e hice lo que buenamente podía: recoger en imágenes  el estado del islote y los trabajos de los voluntarios.

Y así nació una colección de imágenes que 14 años después me han permitido ver el enorme trabajo realizado. Claro está que no debería hablar de esta mi especial habilidad en escurrir el bulto, no dando palo al agua como los demás; es proverbial mi capacidad de escaqueo, pero entiendo que ahora los que dieron y dan el callo me disculparán. A veces es muy conveniente que alguien se tome en serio hacer de notario de la triste realidad, permitiendo establecer comparaciones “antes/después” demostrando la enorme tarea que se está llevando a cabo.

Como se dice hoy en día, “ALUCINANTE colega”, o “flipo por un tubo”.

Es absolutamente necesario que se difunda “urbi et orbe” que los milagros existen, hasta para los no creyentes.

Enhorabuena a los que siguen creyendo en los milagros, eso sí: trabajando, y un recuerdo para los que han dejado la condición de voluntario por baja laboral definitiva involuntaria.

¡Adelante y que no decaiga!.

Antoni Tudurí Miquel.

Ex voluntario fotógrafo de l’Ills del Rei. (2004)