Un Hospital y su historia incompresiblemente ignorados y despreciados

En 2004, ante la situación ruinosa de la Isla del Rey (o del Hospital) que afecta a todos los edificios y espacios de la misma, tras 40 años de abandono, desidia y expolio, surge un movimiento popular motivado por el deseo de limpiar, mantener y adecentar el lugar. Es la vergüenza ciudadana la que actúa ante la desidia de la Administración.

Con herramientas propias y embarcaciones de particulares se inicia la actividad y se acuerda dedicar un poco de tiempo, los domingos por la mañana, para cumplir un objetivo no específico pero capaz de unir las voluntades de los miembros de ese pequeño grupo de voluntarios.

Desde el primer momento, se funciona con disciplina de horarios, se cuenta con un liderazgo definido y entregado y con la voluntad y esfuerzo de los participantes.

Primeros logros: Limpieza y saneamiento, poda y desbroce. Era imposible cruzar el islote debido a la abundante vegetación que lo impedía. Se tardó mucho (meses) en abrir un camino que permitiese llegar a los edificios y estos estaban arruinados: techos abiertos, excremento de palomas y roedores por todas partes, ausencia de vigas, puertas y ventanas víctimas del expolio.

Pero el pequeño grupo de voluntarios iba creciendo. Gozaba del apoyo de quienes simpatizaban con la idea y fue perfilándose el proyecto. La participación voluntaria no contempla nacionalidades, edad, origen, ni status. Ni oficios, profesiones, ideas o creencias. Quien quiera aportar algo puede hacerlo: todos tienen algo que aportar y mucho que recibir.

De este modo se han ido integrando voluntarios originarios de múltiples nacionalidades creando un grupo que recuerda, en su composición, a las distintas presencias extranjeras en Menorca.

Evolución: Evidentemente las necesidades fueron variando. Desde la primera labor de saneamiento continuó el voluntariado haciéndose cargo de los nuevos requisitos. Se consiguieron ayudas y apoyos financieros. Conforme las obras de restauración, una vez iniciadas iban avanzando, gracias a las ayudas de patrocinadores que vieron en el proyecto una realidad y no una entelequia, se sanearon salas (abovedadas en la planta baja) y empezaron a recibir muebles y artículos diversos, fruto de donaciones.

Mucho de lo que llegaba necesitaba una revisión o reparación y, cuando menos, desoxidación, encerado, pequeños arreglos y reparaciones dado el clima húmedo de Menorca. Y surgió el grupo de restauradores que se dedica exclusivamente a poner en condiciones todo el material que va llegando. Carpintería, electricidad, pintura, tratamiento de metales y actividades similares es lo que se requiere para la restauración.

Todas las salas requieren mantenimiento y atención, así como todo lo depositado en ellas. Al realizar la visita real o virtual, podrá observarse el contenido de las salas. Y apreciar la labor oculta y entregada de quienes lo cuidan. Sin olvidar el jardín y los otros espacios de la Isla como muelles, caminos etc.

La gestión de cuanto se hace la lleva la Fundación Hospital de la Isla del Rey, creada con ese fin en 2005. Y lo primero que hizo fue redactar un Plan de Usos, para funcionar con un criterio público y ha sido desde entonces la entidad que lleva todos los trámites administrativos y de gestión. Bajo ese esquema se realizan todos los trabajos de voluntarios o contratados.

Ello da lugar a otro tipo de actividades en las que el voluntariado también participa activamente tales como traducciones, ediciones de libros, publicaciones en los medios, múltiples diseños de cuanto hay que hacer, catalogación de donaciones, inventarios, colecciones, biblioteca y similares.

No se puede ignorar su participación en eventos de cualquier tipo, su organización y desarrollo así como la atención a visitas y visitantes que se realiza durante todo el año.

Existe otro tipo de actividades que también requieren tiempo, dedicación y oficio como relaciones con la Administración, Instituciones, Medios de comunicación, Profesionales, Técnicos, Suministradores etc. en las que el voluntariado participa activamente.

Y en cuanto a su funcionamiento ya hemos dicho que disciplina, respeto, liderazgo y compromiso son los principales valores de este grupo. Sus resultados son visibles. Es obligado citar que como recompensa a su actividad, periódicamente se realizan visitas culturales a muy interesantes lugares de nuestra isla y rememorando la relación que Menorca ha tenido con otros países a lo largo de su historia, anualmente se celebran viajes de toma de contacto con los lugares de interés. (La Florida EEUU, Portsmouth UK, Belle Île Francia, Génova Italia, etc). De este modo se toma contacto y se observa lo que se hace en otros lugares y, en ocasiones, nos encontramos con pueblos nacidos de emigraciones de menorquines que recuerdan su origen, como es el caso en EEUU, de Nueva Smirna a donde fueron en 1768 o San Agustín en 1777. Todo ello enriquece y beneficia a la Isla del Rey y en consecuencia a Menorca.

No podemos ignorar la difícil situación que se está viviendo en esta época y que tanto afecta a nuestra sociedad y por supuesto a la vida de esta comunidad. Procurando atender a las recomendaciones existentes, se ha revisado la actividad del voluntariado reduciendo su número y el de visitantes tanto en espacios cerrados como abiertos y renunciando al agradable encuentro que tenía lugar al final de la visita ambientado con un muy elogiado desayuno que propiciaba el intercambio entre voluntarios y visitantes.

Tampoco estas Navidades van a ser lo mismo que las de otros años, tan vinculadas a las tradiciones locales. Pero desde aquí a voluntarios, amigos, visitantes y sociedad en general, deseamos una Muy Feliz Navidad 2020 y mejor Año 2021.

José Mª Vizcaíno Aznar

Ingeniero industrial

Leave a Reply