Biblioteca de la Isla el Rey.

En repetidas ocasiones hemos comentado las donaciones y depósito de libros que han permitido dotar al antiguo hospital de la Isla del Rey de una biblioteca digna. Es cierto que cada vez menos el conocimiento nos llega a través de los libros. El mundo digital se ocupa de ello. Pero la Fundación no solo persigue la recuperación de edificios y conservación de espacios sino también procura hurgar en la historia y rescatar cuanto tiene que ver con el lugar y la circunstancia del momento elegido. Y ahí los libros son los que mejor nos acompañan en el intento.

Estamos en un hospital que ha tenido dos siglos y medio de vida y en un lugar excepcional lo que condiciona lo que recibimos en depósito. Durante muchos años la biblioteca ha sido un elemento fundamental del conocimiento en muchas casas y Entidades. Posteriormente, también se ha utilizado para decoración: Enciclopedias, diccionarios, colecciones de arte, obras eternas, premios Nóbel, novelas, incluso fascículos han llenado este espacio constituyendo un importante lugar en la vivienda a la par que crecía este sector en la economía del país. Hoy las cosas han cambiado. La información se busca en la red, el conocimiento se transmite y adquiere del mismo modo. Cada vez hay más bibliotecas que ofrecen su producto en forma digital que se puede leer en el móvil, en la Tablet o en el dispositivo adecuado. La Universidad también ha evolucionado con los Cursos On-line y la comunicación profesor-alumno. En el mundo empresarial está entrando con fuerza el tele-trabajo y parece que esto no tiene marcha atrás. En la sociedad, las circunstancias actuales han estimulado las video-conferencias que hoy están proliferando porque la necesidad aprieta. Y aunque perduran los amantes de los libros, todo ello supone un cambio impresionante que nos induce a pensar… Hoy día… los libros… ¿para qué?

Esta pregunta nos la formulamos cada vez que, en la Isla del Rey, registramos un libro que acaba de llegar, normalmente fruto de una donación o depósito de alguien que ya no lo encuentra imprescindible o necesario porque las cosas han cambiado. Y también es cierto que ocupan un lugar que muchas viviendas de hoy día no ofrecen.

A lo mejor pecamos de sentimentales (no somos los únicos) pero queremos creer que el valor de los libros permanece entre sus páginas por lo que han aportado al mundo y que perdura y merece un respeto. Nos sentimos incapaces de tirar o destruir material impreso y procuramos encontrar un destino a todo aquello que no está directamente relacionado con el hecho de que se trata de un hospital y el lugar en que se encuentra. Cuánto cuesta encontrar ese destino. Hoy día nadie quiere enciclopedias o diccionarios, ni regalados. Y sin embargo debemos ser selectivos puesto que el espacio es limitado. Por otra parte, mucho del contenido moderno está digitalizado y se encuentra en la red.

A consecuencia de lo anterior estamos intentado ofrecer lo que tenemos a quien pueda tener un interés particular sobre un tema específico, un hecho o episodio que, a veces es difícil de explorar. Por ello hemos decidido ofrecer el acceso a la base de datos de libros o bien visitando la Web de la Isla del Rey: www.islahospitalmenorca.org, entrando en La Fundación, Biblioteca, Buscar Libros. También se puede entrar directamente en ella poniendo esta dirección: http://www.isladelrey.es/

A partir de aquí se puede desplegar el concepto temas y/o idioma y elegir el que interese, o poner en cualquier línea un fragmento de texto que ofrecerá como respuesta, todos los libros que tengan ese mismo texto en ese campo.

Se obtendrá un listado de libros que responderán a ese interés. Si se desea consultar un libro o libros en particular, deberá hacerse cualquier domingo del año, durante la visita programada a la Isla del Rey. Ahí estaremos y nos alegrará poder atender la petición. Desgraciadamente no estamos en condiciones de prestar libros pero quien tenga curiosidad y quiera pasar un par de horas con nosotros será bienvenido.

Jaime Roca Lluch

José Mª Vizcaíno Aznar

5 Responses to “Biblioteca de la Isla el Rey.”

  1. Fernando dice:

    Ánimo! Cuando nos viene el apagón buscamos las velas. Conservad estas velas de papel.Un abrazo y mi reconocimiento.

  2. manumenorca dice:

    … prueba de que las personan se desprenden de las obras que ya no ven necesarias y les molestan, es la gran cantidad de libros de temática religiosa que os empeñáis en conservar… toda esa morralla apologética perteneciente al capítulo «obras de ficción» desvirtúa el resto de vuestra encomiable biblioteca… de hecho, no se entiende que estén aún junto a los demás volúmenes que sí son importantes e interesantes, restándoles enjundia y salero… esos libracos prescindibles deberían estar en las salas que nombráis «sacristía», «capilla católica», «salón y capilla anglicanas» o en la «casa del capellán»… pero curiosamente, en esas salas confesionales, que más que una isla del rey parece una isla de la conferencia episcopal, NO hay ni un sólo libro, lo que nos demuestra que las confesiones religiosas y sus fantasías no se llevan bien con la cultura, y que prefieren llevar sus estúpidos libros de apologética a medrar con el conocimiento de verdad, para corromperlo… de verdad, no se entiende, primero que los mezcléis, segundo que no pongáis toda esa porquería confesional en las salas correspondientes, para liberar espacio de la biblioteca para obras más dignas, y tercero, que no les digáis a toda esa buena gente que no aceptáis más este tipo de libros, que a menos que sean incunables como el beato de Liébana, deberían remitirse al seminario o al obispado, porque estoy seguro que ni en Mestral los quieren…

  3. lector dice:

    Como siempre, manumenorca manifiesta su odio a todo lo que huela a religión. Incluso a los libros!!.
    Evidentemente, evitando que la gente adquiera cultura y aprenda leyendo – sea sobre el tema que sea – asi es como se fomenta la ignorancia.
    Cuantos dirigentes no se han basado en ello, para dominar a sus subditos !!.
    Mientras que otros, incluso a los insultos (de los que manumenorca hace profusa utilización) lo consideran libertad de expresión, manumenorca no puede tolerar que otros manifiesten libremente sus creencias – insisto, sean las que sean – simplemente porque defiende su ateismo, sin respeto ninguno a los que no piensan como el. Estará manumenorca en posesión de la verdad absoluta?. No se le ha ocurrido pensar que tal vez esta equivocado ?. Sabe manumenorca, los conocimientos (sobre humanidades, ciencias, tecnologia, filosofia, idiomas, teologia, sociologia, etc.) en fin CULTURA en general que poseen las personas que dedican su vida a la iglesia ?. En que se basa para afirmar tan rotundamente en que todos están equivocados?. Solo en que a el no le convencen?. Anda ya !!. Un poco mas de educación y respeto a los que no piensan como tu. A ver si en las bibliotecas solo podrá haber libros de los temas que le gusten al ocasional lector. Asi nos va ! con gente a quien le gustaria imponer a los demas su modo de pensar.

  4. Para manumenorca:
    Ya se lo dije una vez, que escribir con seudónimo, para criticar a las religiones, especialmente a la católica, es un acto de cobardía, como decimos en menorquín…tirá sa pedra i maga sa ma…De la cara con nombre y apellidos, así podrá opinar libremente lo que piensa…cordialmente le saluda. José Barber

  5. manumenorca dice:

    … manumenorca dice:
    no necesito entrar al trapo de las inexactitudes flagrantes y ataques a mi persona del opinante «identificado» como LECTOR, porque se descalifican a sí mismas, sino que me limitaré a replicar a nuestro ilustre mochilero, al que sigo admirando pese a que me tiene baneado en su blog… a)) un seudónimo sirve para ocultarse, yo no oculto que me llamo manuel y que la isla es mi tierra, muchos otros opinantes -el de aquí arriba sin ir más lejos- dan mucha menos información que un servidor… resulta tan obvio que exaspera tener que recalcarlo, b)) nunca he insultado a nadie, y pese a ello hay quienes insiten en falsas acusaciones para hacerme aparecer como agresor, cuando yo soy el agredido, e inventarse excusas para censurar una libertad de expresión legítima, y c)) le agradezco su lapsus, así queda clarificado que debo dejar de opinar en contra de la religión, para evitar ser omitido de éste foro, de la misma manera que lo he sido en los comentarios de los artículos de este periódico, o cuando desparecieron un par de opiniones mías de su blog… pues no, pese a su clara amenaza, seguiré opinando lo que me salga de las narices (como decimos por aquí), porque la cabra tira al monte (como decimos por aquí) y porque las opiniones son como el culo, todos tenemos uno (como dice Clint Eastwood)… que se crean obligados a sacarme de los foros es para hacérselo mirar… yo también le saludo cordialmente, en mi caso lo hago desprovisto de hipocresía, pues seguiré leyendo su ilustre blog pese a que no pueda opinar en él, y seguiré comentando alto y claro en los resquicios que encuentre libres de inquisidores de tres al cuarto… manu, de menorca, antiteísta confinado

Leave a Reply to Voluntaris s'Illa del Rei