Una británica en la Isla del Rey

Soy inglesa y residente permanente en Menorca, voluntaria en la Isla del Rey desde hace tres años. No quería trabajar en el jardín, como la mayoría de los británicos y encontré un trabajo en el taller, restaurando muebles, accesorios de luz y otras cosas.

Cuando fui por primera vez a la Isla del Rey como voluntaria, me dieron un trabajo como ayudante de trabajos de construcción. Tuve que depositar arena en un cubo con una pala de cemento para construir una pared. Sólo peso 40 kilos y no tengo fuerza, así que decidí que no era un trabajo para mí!

Sin embargo, regresé la semana siguiente y les pregunté si podía trabajar en la sala de los dentistas, ya que la Fundación acababa de recibir una gran cantidad de equipos dentales antiguos que necesitaban limpieza y pulido para ser exhibidos.

Completé el trabajo durante unas semanas y luego comencé a trabajar en la restauración de una mesa de dentista con cajones. Nunca había hecho algo así antes, pero realmente disfruté del desafío y aprendí mucho de mis colegas y otros voluntarios. Después de unos 2 meses, la mesa después de su restauración estaba reluciente… A continuación, empecé con una silla de dentista.

Este trabajo de restauración me encantó, así que pregunté si podía trabajar en el taller y me presentaron a una encantadora chica llamada Tonia, que me acompañó al taller de restauración.

Mi primer proyecto fue una mesa. Era la primera vez que me estrenaba en este tipo de trabajo. Me enseñaron a usar cristal para quitar el barniz de la madera. No se utilizan productos químicos en el taller. Sólo se utilizan métodos naturales. Después de eliminar el barniz, aprendí a usar pasta para eliminar la carcoma, luego usar el papel de lija y finalmente volver a barnizar y cera.

También he restaurado lámparas de latón usando papel de lija fino y una barrera de masa de metal.

Además del trabajo, se organizan viajes culturales de vez en cuando para los voluntarios tanto en Menorca como en otros lugares, relevantes para la historia de la Isla. Tenemos un almuerzo anual de Navidad, una Junta General Anual de la Fundación con comida a base de paella. Por supuesto, cada semana, disfrutamos del famoso desayuno después del trabajo preparado por Marga y sus colegas colaboradoras culinarias.

Me encanta la Isla del Rey porque hay una mezcla de nacionalidades que trabajan por el bien de la Isla y que tienen un objetivo común, rehabilitar con éxito lo que fue el Hospital Naval, de la mano de la Fundación Hospital de la Isla del Rey.

Trabajamos en familia. Mi experiencia en el taller es que trabajamos juntos, nos ayudamos unos a otros y nuestro jefe, Pepe, sabe de todo lo que tiene que ver con la restauración de enseres varios!!

Voy a la Isla todos los domingos y a menos que esté enferma, nunca me pierdo un día. Es una forma de vida y un gran privilegio formar parte de la Fundación rehabilitando este viejo hospital a lo que era.


Es maravilloso formar parte de un grupo de personas que trabajan juntas para dar vida a la Isla del Rey.

Para finalizar quiero dejar constancia de los amigos que he forjado, tanto españoles como ingleses, con un interés común… la Isla del Rey.

Victoria Dowie

Leave a Reply