Archive for diciembre, 2018

Historia de la anestesia

domingo, diciembre 30th, 2018
btr

La triste historia de Horance Wells: Dentista y padre de la anestesia modernaHorance Wells era un joven dentista de Connecticut que se caracterizaba por su extrema empatía y compasión por sus pacientes. No soportaba verlos sufrir.El 10 de diciembre de 1844, Horace Wells y su esposa Elizabeth asistieron a un show donde a un grupo de voluntarios les suministraron óxido nitroso (gas hilarante)Luego de inhalarlo comenzaron a reír descontroladamente y a hacer cosas estúpidas. Uno de los voluntarios comenzó a perseguir a un enemigo imaginario y en su alocada carrera tropezó. Cuando regresó a su asiento se dieron cuenta que tenía la pierna desgarrada, pero el individuo no sintió dolor hasta que los efectos del gas se disiparon.¡Esto le dio a Wells una gran idea!Al día siguiente, Horace le pidió a un dentista colega suyo que le extraiga una muela mientras inhalaba algo de gas hilarante y no sintió ningún tipo de dolor ni tuvo complicaciones..Wells emprendió una serie de experimentos exitosos para demostrar científicamente su descubrimiento. Por desgracia, el día en que decide llevar a cabo una demostración pública ante renombrados cirujanos y varios estudiantes de medicina, algo salió mal. Parece que no fue bien regulada la administración del gas y el paciente se levantó dando fuertes alaridos. Los médicos se burlaron del invento de Horace, mientras los alumnos presentes lo abucheaban.Su experimento había fracasado.Horace abandona la práctica médica y cae en una profunda depresión. Lo peor es que sería otro dentista de Boston, William Morton -ex alumno suyo-, quien dos años después se llevaría la gloria efectuando la primera cirugía indolora con óxido nitroso frente a un grupo de connotados médicos.En 1847 se había hecho consumidor habitual y adicto al cloroformo, el cual inhalaba compulsivamente. Muy poco quedaba de aquel joven idealista, de aquel médico humanista que quiso aliviar el dolor de sus pacientes. Sufría de grandes trastornos y cambios de personalidad bajo los efectos del gas. Más adelante fue encarcelado. Cuatro días después y sumamente deprimido, se anestesió a sí mismo y se abrió la arteria femoral del muslo con una cuchilla de afeitar con el fin de morir desangrado y sin dolor dentro de su celda. Así en 1848, moría de esta triste forma el padre de la anestesia moderna.

Maria Andreu Codina

Odontóloga

“Mynysterio(sic) de Menorca”.

domingo, diciembre 16th, 2018

Llama la atención la portada del libro que nos había prometido Pilar Lafuente y que nos entregó el pasado miércoles 21 a la vez que nos regalaba una deliciosa novela –“Un encargo especial”- muy ambientada y relacionada con nuestra vida insular.

La Biblioteca de la Isla del Rey se enriquece con un manuscrito de la “Ordenanza de Hospitales Militares” firmada en Aranjuez  en 1739 por el Teniente General,  Secretario de Estado y de Guerra de Fernando VI, Casimiro de Ustariz.

De tamaño folio, en sus 287 páginas encuadernadas en piel de cordero, recoge toda la reglamentación sobre hospitales de plaza y de campaña. En su primera página consta el sello de “Comisaría de Guerra de Mahón”. La copia manuscrita está fechada en Palma en 1793,  lo que nos lleva a una primera conclusión: cuando Ustariz firma la Ordenanza en 1739, Menorca es inglesa. Se aplicará aquí, cuando la isla sea española  a partir de 1782, aunque durante otros  cuatro años (1798-1802) volviésemos a ser por tercera y última vez, ingleses.

Recoge tres tratados y un decreto final. El primero regula los servicios en los hospitales de plaza –el de la Isla del Rey lo era-  tanto de  los contralores (sic), capellanes, médicos y practicantes, como del cirujano mayor, comisarios de entrada, boticario mayor, “guarda  ropa, dispensero y cozinero” (sic)

El segundo se refiere al servicio en los hospitales de un ejército en campaña y prácticamente repite las obligaciones citadas anteriormente, con refuerzo de cirujanos.

El tercero trata de la “forma de servir la dirección” en los hospitales del Rey. Regula las funciones y responsabilidades del director y del contralor: como deben recibir los víveres de los almacenes del Rey y de otros particulares; la compra de utensilios y ropa; la adquisición de víveres, medicinas y compras del boticario, así como  el modo de satisfacer los transportes; cuantifica el consumo de aceite y velas de sebo para lámparas; el suministro de aguardiente “para curación de heridos y enfermos”; los sueldos, gastos extraordinarios, pan, carne, bizcochos, azúcar, gallinas, arroz, aceite y otros gastos extraordinarios. Todo. Todo parece previsto en el reglamento.

Finaliza como tercer tratado, con un reglamento de distribución de alimentos en el que se detallan raciones, medias raciones y dietas de oficiales, así como  la ración, la media ración y la dieta rigurosa  del soldado en el que se prevén aumentos  de arroces, carnes y gallinas junto a tostadas  para desayunos.

Esta referencia, lógicamente resumida, tiene dos finalidades:

-agradecer la donación de Pilar Lafuente de un Tratado histórico de doble valor para la Biblioteca de la Fundación. Uno, por proceder de su familia, de entrañable arraigo en Menorca. En segundo lugar por citar referencias al funcionamiento del Hospital de la Isla del Rey y su encaje histórico en el complicado tránsito del  siglo XVIII al XIX.

-fomentar la investigación de especialistas y el conocimiento general de la materia. Siguiendo nuestra costumbre de impulsar la historia del Puerto de Mahón en particular y  de  Menorca en general, la obra escaneada estará disponible en nuestra web, sin descartar su edición facsimil. No protegemos limitando accesos, sino al contrario, abriéndonos al conocimiento de todos. Porque somos de todos.

Luis Alejandre Sintes

Presidente Fundación Hospital de la Isla del Rey

 

Las recetas de Marga

sábado, diciembre 1st, 2018

Uno de los placeres para los voluntarios de la Isla del Rey es reunirnos alrededor del desayuno en La Casa del Gobernador a las 10:30 después de trabajar duro en el islote.

Cada domingo el equipo de Marga con el apoyo de su marido, Toni Barber (barman, constructor, capitán del barco “Zodiac”) y otras buenas amigas preparan un tentempié para todos los voluntarios y visitantes.

Hoy vamos a compartir algunas de las recetas favoritas de Marga…..

Montaditos de Calabacín y tomate:

Una barra de pan cortado en lonchas finas. Pintar el pan con tomate, sal y aceite de oliva. Espolvorear el pan con una mezcla de pan rallado, ajo y perejil. Poner encima una rodaja de calabacín, una pizca de pimentón picante, más de la mezcla de pan rallado y un chorrito de aceite. Luego poner una rodaja generosa de tomate encima con sal y un poco de azúcar y otro chorrito de aceite. Espolvorear una vez más con la mezcla de pan rallado y añadir orégano. Hornear de cinco a diez minutos hasta que estén tostaditos. Salen deliciosos!!

Tostaditos de Oliaigua:

Lonchas de pan pintadas con tomate, sal y aceite. Preparar un sofrito en crudo de cebolla, tomate, ajo, pimiento verde, perejil, sal, pimienta y escurrir. Poner el sofrito crudo encima del pan, luego una pizca de pan rallado con ajo y perejil. Adornar con un trocito de higo. Añadir un poquito de azúcar. Hornear 5 minutos o hasta que estén dorados. Muy bueno!!

Pudin de Marga:

Una barra de pan duro, con azúcar, huevos y canela en polvo remojados en leche. Pasas remojadas en vino, jerez o moscatel. Mezclarlo todo con un sobre de levadura en polvo. Se puede añadir yoghurt. Echarla en un molde y añadir encima más azúcar, canela, piñones y un chorrito de aceite de oliva. Hornear a 180 grados, controlarlo después de 20 minutos y está listo cuando un palillo sale limpio. Insuperable!!

Todos estáis invitados a visitar la Isla de Rey cada domingo a las 08:45, embarcando desde El Muelle del Hospital, de la calle Fontanillas, Es Castell, para descubrir la historia de la Isla, el trabajo realizado por los voluntarios y compartir un desayuno muy especial con nosotros.

Lorraine Ure

Profesional de turismo jubilada