En “rapa” cerrada no salen moscas

 

 

Hagamos un pequeño experimento. Cierra los ojos. Piensa en una flor. Mejor aún, en muchas flores.

¿Ya?

Estoy segura de que en tu imaginación se han materializado rosas, margaritas, narcisos, orquídeas quizá… Pero nada remotamente parecido a una planta muy especial que podemos observar en la Isla del Rey: la rapa mosquera. Se  trata de un endemismo tirrénico, esto es, con una distribución restringida a las islas Mediterráneas occidentales, Córcega, Cerdeña y el archipiélago Balear.

Aunque no lo parezca, es una pariente próxima de las sofisticadas calas o lliris d’aigua. El elegante velo blanco —espata— de éstas es rosado y piloso en la rapa; el estilizado espádice amarillo de la cala está aquí cubierto por cerdas negruzcas. Y en ambas cada “flor” no es una sino multitud de ellas. En cada pie de planta, situadas en el eje vertical del espádice coexisten las flores masculinas, cargadas de polen (en la parte superior) y las femeninas, que originarán los carnosos frutos tan apreciados por las sargantanes (en la parte inferior). Tal disposición no es casual: forma parte de su sofisticado sistema de polinización.

Todo en ella intenta engañar a las moscas. Durante los escasos dos días que dura su floración, la espata se abre, revelando un intenso olor a carne putrefacta y una coloración que semejan el aspecto y hedor de un cadáver reciente… ¡incluso, como tales, están calientes! Las moscas, engañadas por esta ingeniosa combinación, entran en el estrecho túbulo floral y quedan atrapadas en su interior, pues unas gruesas cerdas impiden su salida hasta varias horas después —de ahí su nombre científico, Helicodiceros muscivorus, “que come moscas”—. Si acercas el oído a una rapa cerrada podrías escuchar el zumbido de las moscas atrapadas dentro, cuya vibración espolvorea su carga de polen sobre las flores femeninas, fertilizándolas.

Pero no serías el único en advertirlo, pues las lagartijas son también capaces de localizar a las infelices moscas por su zumbido, y entran en el túbulo floral para comérselas. Los investigadores Ana Pérez Cembranos, Valentín Pérez Mellado y William E. Cooper han demostrado recientemente que el nauseabundo olor de las rapas también es detectado por las lagartijas, que de manera natural son atraídas por la carroña para alimentarse de ella, ¡y esta fascinante interacción no acaba aquí! Los reptiles tienen más razones para acercarse a las rapas, porque en verano, los frutos constituyen una parte de su dieta hasta el punto de ser sus legítimos dispersores. Y en primavera, utilizan la amplia y cálida superficie de la espata como fuente adicional de calor, pues puede alcanzar más de 10ºC por encima de la temperatura ambiental. Todas estas complejas interacciones han sido observadas en la Isla del Aire, donde las densidades de rapas y lagartijas son muy superiores.

Por tanto, quizá la rapa mosquera no sea la planta más elegante de la Isla del Rey… pero es, sin duda, la más especial de todas las que allí se encuentran. Admirémosla.

 

Alicia Isabel León Lobera

Investigadora

Leave a Reply