Isla del Rey, mi isla.

Recibí una llamada que un general retirado de España, Lluis Alejandre, había oído que una casa que estaba cuidando tenía una extensa biblioteca y se preguntaba si las hijas del difunto John Stretton considerarían donar su importante biblioteca y otros enseres a la Isla del Rey. Así comenzó mi relación con la Isla del Rey.

La isla es para mí un lugar mágico, por la serenidad y la ubicación impresionante en el centro del hermoso puerto de Mahón. La historia parece emanar desde los edificios construidos por los británicos en 1711, la presencia de los que vivieron antes de 1711, los que trabajaron o fueron hospitalizados en la isla… hasta que finalmente el edificio fue abandonado a los elementos en la década de 1960.

Amo la tranquilidad y en el ambiente de la Isla resuena la alegría de los voluntarios y los visitantes.

El ritmo de las estaciones, las plantas, las hierbas medicinales, los lagartos y las aves que viven y visitan la isla. La visión de un rey pescador, las águilas pescadoras de visita, escuadrones de vencejos chirriando sobre sus cabezas en el verano, peregrinos sentados en la torre, una banda residente de perdiz. En enero, los espectaculares piqueros al rojo vivo, acompañados por un corto tiempo por narcisos y luego en el verano, flores de alcaparras bañando la isla con su aire exótica.

El sentimiento compartido de la historia, entre los españoles, británicos, italianos, franceses, estadounidenses y muchas otras naciones. El placer de unirse a voluntarios de muchas nacionalidades disfrutando el proyecto. La alegría y la camaradería de los voluntarios, un sentido de pertenencia y ser parte de la comunidad en la que he elegido hacer de mi hogar.

Mi participación, el interés y la diversión que tengo son seguidos por amigos y familiares en el Reino Unido. Mi padre recientemente fallecido estaba muy interesado en los aspectos militares. Parece que su Regimiento ‘The Buffs’ estaba aquí en 1750 s.

La Isla del Rey, los voluntarios y el propósito compartido es muy sólido y me hizo sentir como parte de Menorca. Menorca es mi hogar y La Isla del Rey y la comunidad han concretado mi compromiso. A través de buenos tiempos y de inactividad, ser un voluntario me ha abierto muchas oportunidades, amistades, proyectos, diversión, etcétera.

Viajes a otros sitios de interés. Ayudando juntamente con otros voluntarios a traer a los piqueros y mosqueteros de la Compañía de Artillería Honorable (de la cual Ian Warren y yo somos miembros) para ayudar a celebrar el 300 aniversario del Hospital Naval. Acogiendo con beneplácito el buque de guerra británico humeando en el puerto todos los cañones ardiendo. Orando Shakespeare en el centro de Mahon, desfile de autos clásicos. He sido parte de la celebración del Tratado de Amiens. Disfrutando de teatro, exposiciones de arte. La bendición de los barcos. Disfrutando de las Red Arrows. Los visitantes de la reunión y las personas que han estado involucradas en el pasado con la isla, la lista es interminable. Muchas cosas, ocasiones, todo especial.  Para resumir, la Isla del Rey, los voluntarios, nuestro entorno, el cuidado de la isla, nuestro ambiente y la historia, asegurando como objetivo su preservación actual y futura. Eso es lo que es especial para mí y me siento privilegiado de ser parte de él y agradecer a todos por su buena acogida.

ROBIN WEST

Mantenimiento de jardines y casas

 

 

 

2 Responses to “Isla del Rey, mi isla.”

  1. manumenorca dice:

    … la bendición de los barcos? y no te pareció eso completamente ridículo? que hombres hechos y derechos sigan esto me preocupa seriamente… and we don’t say “orando” Shakespeare, we say declamar… interesante post

  2. Bond dice:

    Ridícula es tu opinión manuaguafiestas,no has entendido los sentimientos de este señor.

Leave a Reply