Voluntario puntual de la Isla del Rey

 

Desde hace años, mi colaboración en la Associació Amics de l´Illa de l´Hospital, es juntamente con mi furgoneta, efectuar puntualmente él transporte de material diverso, cuando se me requiere.

Una de las actividades de la asociación es la del acopio de objetos, maquinas, instrumentos, etcétera, de valor histórico de Menorca, siempre que tengan relación con la actividad que tuvo en su día este Hospital Naval Inglés.

El pasado mes de Enero, la familia de un dentista muy conocido en nuestra ciudad, ya fallecido, donó antiguo material para el Museo de Odontología del Colegio de Dentistas de Baleares, ubicado en la Isla del Rey.

El grupo de voluntarios ya han llegado a la hora prevista, un sábado temprano, para evitar el tráfico  en el centro de Mahon. Entramos en  la antigua casa de Isabel II y evaluamos el trabajo, no siempre es el mismo.

A veces son muebles de caoba, libros, maquinas, etcétera, esta vez se trata de los instrumentos, artefactos de medicina de un odontólogo de la ciudad, que fue muy popular y apreciado el siglo pasado.

La labor es complicada, una estructura muy pesada, con motores, brazos articulados, etcétera, decididos, se efectúa el traslado a mi furgoneta, aparcada de momento sobre la acera, y vigiando el poco tráfico de un sábado temprano. Una vez estibados los instrumentos, rumbo a la calle Fontanillas, de Es Castell, donde queda la operación de embarcarlos en la lancha que gobierna Antonio, el patrón. Además de buen patrón, tiene mucha mano en la difícil tarea del embarque y  estibar todo. Las ordenes  concisas, disciplina a tope y claro el éxito obtenido, semblantes de  agrado y un hasta la próxima.

Los trasportes de los voluntarios de la Isla de Rey,  me han dado un  toque de satisfacción personal, a veces con morriña incluida, como fue el caso del traslado del despacho de nuestra insigne Maria Luisa Serra Belabre. En el primer piso de su casa frente a la iglesia del Carmen, el despacho impoluto completo todo en orden, me entra  un clik y no pude menos que acordarme de cuando Doña Maria Luisa, para referirse a nosotros, nos llamaba sus  muchachos. Cuando en los años 50  vino a Menorca el insigne Doctor Luis Pericot para realizar unos estudios arqueológicos ella nos pidió asistencia, Tomas Vidal, Santiago Maspoch, Pepe Vives, Álvaro Cardona, José Miguel Vidal Hernandez, los scouts, nos encargamos de ordenar, en lo posible el conjunto de Trepucó, que entonces estaba bastante mal. Bueno hay más anécdotas personales, pero lo importante ahora es, en mi opinión la labor de los voluntarios, dirigidos por un staff de mi primo Luis, quien siempre se apunta a los traslados con energía y dedicación. El patrimonio cultural instaurado en la Isla del Rey, supone un avance para el presente y el futuro, que ya adquiere resonancia, simpatía y reconocimiento en la Isla, en el país y también en la Gran Bretaña.

Fernando Alejandre Roig

Ingeniero Industrial

Leave a Reply