Archive for febrero, 2018

Isla del Rey, mi isla.

viernes, febrero 23rd, 2018

Recibí una llamada que un general retirado de España, Lluis Alejandre, había oído que una casa que estaba cuidando tenía una extensa biblioteca y se preguntaba si las hijas del difunto John Stretton considerarían donar su importante biblioteca y otros enseres a la Isla del Rey. Así comenzó mi relación con la Isla del Rey.

La isla es para mí un lugar mágico, por la serenidad y la ubicación impresionante en el centro del hermoso puerto de Mahón. La historia parece emanar desde los edificios construidos por los británicos en 1711, la presencia de los que vivieron antes de 1711, los que trabajaron o fueron hospitalizados en la isla… hasta que finalmente el edificio fue abandonado a los elementos en la década de 1960.

Amo la tranquilidad y en el ambiente de la Isla resuena la alegría de los voluntarios y los visitantes.

El ritmo de las estaciones, las plantas, las hierbas medicinales, los lagartos y las aves que viven y visitan la isla. La visión de un rey pescador, las águilas pescadoras de visita, escuadrones de vencejos chirriando sobre sus cabezas en el verano, peregrinos sentados en la torre, una banda residente de perdiz. En enero, los espectaculares piqueros al rojo vivo, acompañados por un corto tiempo por narcisos y luego en el verano, flores de alcaparras bañando la isla con su aire exótica.

El sentimiento compartido de la historia, entre los españoles, británicos, italianos, franceses, estadounidenses y muchas otras naciones. El placer de unirse a voluntarios de muchas nacionalidades disfrutando el proyecto. La alegría y la camaradería de los voluntarios, un sentido de pertenencia y ser parte de la comunidad en la que he elegido hacer de mi hogar.

Mi participación, el interés y la diversión que tengo son seguidos por amigos y familiares en el Reino Unido. Mi padre recientemente fallecido estaba muy interesado en los aspectos militares. Parece que su Regimiento ‘The Buffs’ estaba aquí en 1750 s.

La Isla del Rey, los voluntarios y el propósito compartido es muy sólido y me hizo sentir como parte de Menorca. Menorca es mi hogar y La Isla del Rey y la comunidad han concretado mi compromiso. A través de buenos tiempos y de inactividad, ser un voluntario me ha abierto muchas oportunidades, amistades, proyectos, diversión, etcétera.

Viajes a otros sitios de interés. Ayudando juntamente con otros voluntarios a traer a los piqueros y mosqueteros de la Compañía de Artillería Honorable (de la cual Ian Warren y yo somos miembros) para ayudar a celebrar el 300 aniversario del Hospital Naval. Acogiendo con beneplácito el buque de guerra británico humeando en el puerto todos los cañones ardiendo. Orando Shakespeare en el centro de Mahon, desfile de autos clásicos. He sido parte de la celebración del Tratado de Amiens. Disfrutando de teatro, exposiciones de arte. La bendición de los barcos. Disfrutando de las Red Arrows. Los visitantes de la reunión y las personas que han estado involucradas en el pasado con la isla, la lista es interminable. Muchas cosas, ocasiones, todo especial.  Para resumir, la Isla del Rey, los voluntarios, nuestro entorno, el cuidado de la isla, nuestro ambiente y la historia, asegurando como objetivo su preservación actual y futura. Eso es lo que es especial para mí y me siento privilegiado de ser parte de él y agradecer a todos por su buena acogida.

ROBIN WEST

Mantenimiento de jardines y casas

 

 

 

Voluntario puntual de la Isla del Rey

sábado, febrero 10th, 2018

 

Desde hace años, mi colaboración en la Associació Amics de l´Illa de l´Hospital, es juntamente con mi furgoneta, efectuar puntualmente él transporte de material diverso, cuando se me requiere.

Una de las actividades de la asociación es la del acopio de objetos, maquinas, instrumentos, etcétera, de valor histórico de Menorca, siempre que tengan relación con la actividad que tuvo en su día este Hospital Naval Inglés.

El pasado mes de Enero, la familia de un dentista muy conocido en nuestra ciudad, ya fallecido, donó antiguo material para el Museo de Odontología del Colegio de Dentistas de Baleares, ubicado en la Isla del Rey.

El grupo de voluntarios ya han llegado a la hora prevista, un sábado temprano, para evitar el tráfico  en el centro de Mahon. Entramos en  la antigua casa de Isabel II y evaluamos el trabajo, no siempre es el mismo.

A veces son muebles de caoba, libros, maquinas, etcétera, esta vez se trata de los instrumentos, artefactos de medicina de un odontólogo de la ciudad, que fue muy popular y apreciado el siglo pasado.

La labor es complicada, una estructura muy pesada, con motores, brazos articulados, etcétera, decididos, se efectúa el traslado a mi furgoneta, aparcada de momento sobre la acera, y vigiando el poco tráfico de un sábado temprano. Una vez estibados los instrumentos, rumbo a la calle Fontanillas, de Es Castell, donde queda la operación de embarcarlos en la lancha que gobierna Antonio, el patrón. Además de buen patrón, tiene mucha mano en la difícil tarea del embarque y  estibar todo. Las ordenes  concisas, disciplina a tope y claro el éxito obtenido, semblantes de  agrado y un hasta la próxima.

Los trasportes de los voluntarios de la Isla de Rey,  me han dado un  toque de satisfacción personal, a veces con morriña incluida, como fue el caso del traslado del despacho de nuestra insigne Maria Luisa Serra Belabre. En el primer piso de su casa frente a la iglesia del Carmen, el despacho impoluto completo todo en orden, me entra  un clik y no pude menos que acordarme de cuando Doña Maria Luisa, para referirse a nosotros, nos llamaba sus  muchachos. Cuando en los años 50  vino a Menorca el insigne Doctor Luis Pericot para realizar unos estudios arqueológicos ella nos pidió asistencia, Tomas Vidal, Santiago Maspoch, Pepe Vives, Álvaro Cardona, José Miguel Vidal Hernandez, los scouts, nos encargamos de ordenar, en lo posible el conjunto de Trepucó, que entonces estaba bastante mal. Bueno hay más anécdotas personales, pero lo importante ahora es, en mi opinión la labor de los voluntarios, dirigidos por un staff de mi primo Luis, quien siempre se apunta a los traslados con energía y dedicación. El patrimonio cultural instaurado en la Isla del Rey, supone un avance para el presente y el futuro, que ya adquiere resonancia, simpatía y reconocimiento en la Isla, en el país y también en la Gran Bretaña.

Fernando Alejandre Roig

Ingeniero Industrial