Fundación expedicionaria

 

No era la primera vez que miembros de la Fundación Hospital de la Isla del Rey viajábamos a Inglaterra. Ya en el 2009 nos hermanábamos con los hospitales navales de Greenwich y Chelsea a la vez que presentábamos nuestra primera edición del “Epidemical Diseases in Minorca” de George Cleghorn en el bello marco de la Embajada de España en Londres. También en aquel momento nos acompañaron representantes de nuestras instituciones.

Regresamos ahora con nuevos proyectos, pero con las constantes de siempre. Somos conscientes de que recuperamos un antiguo hospital naval inglés de 1711 y  que un grupo importante de voluntarios altamente comprometidos, pertenecen a la colonia inglesa afincada en Menorca.

Y preparamos el viaje con dos objetivos: uno, que fuese asequible a la economía de los voluntarios; el segundo, poder visitar dos centros de nuestro mayor interés, la Granja de Durslade, Bruton (Somerset) transformada en importante centro de arte por iniciativa del matrimonio formado por  Manuela Hauser e Iwan Wirth y las instalaciones museísticas del arsenal y puerto de Portsmouth.

Volábamos a Bristol vía Barcelona el mismo día en que Theresa May oficializaba  por carta a Bruselas la decisión de activar el Brexit. Aeropuerto  parecido al nuestro y autobús hasta Bath que  tardó  hora y media en recorrer  15 millas, en rutas  densas y saturadas de tráfico. Bath ciudad histórica, estratégicamente situada en una curva del río Avon, nos acogió limpia, ordenada, abierta. No en balde es la segundo ciudad  de la Gran Bretaña más visitada, tras Londres. Importante la huella dejada por Roma. Tiempo tuvimos de disfrutar de sus aguas termales.

El jueves 30 de Marzo nos desplazábamos a Bruton donde disfrutamos de la extraordinaria hospitalidad de los Hauser/Wirth. En la antigua granja que han recuperado con exquisito cuidado, alternan salas de exposiciones, esculturas al aire libre, aulas  culturales y de enseñanza, talleres, zonas de ocio. Es todo un conjunto  en el que  el mecenazgo, el cuidado del entorno y del paisaje,  el respeto a la población y a los productos  de la zona y la sensibilidad artística, forman un todo en el que el arte actúa como incentivo integrador.  Situada esta galería de  Bruton a hora y media de tren desde el centro de Londres, ha recibido desde su apertura en 2014  a 350.000 visitantes; ha organizado 600 eventos y canalizando 300.000 libras recaudadas especialmente para entidades locales de carácter benéfico. Difícilmente podrán olvidar los 32 expedicionarios la hospitalidad y los  posibles paralelismos y referencias  respecto a la Isla del Rey vividas en aquella jornada.

Tarde del viernes 31 salida rumbo a Southampton desde cuyo aeropuerto regresaríamos el domingo a primerísima hora rumbo a Palma. Comenzábamos la segunda parte del viaje asomándonos al Canal de la Mancha. Ciudad abierta, alegre. Nuevo encuentro de expedicionarios con familiares y amigos. A primera hora del sábado 1 de Abril salida rumbo a Portsmouth para visitar la transformación de lo que fue una importantísima base y arsenal naval, hoy en fase  de reconversión. Magnífica exposición de su Autoridad Portuaria -Peter Goodship- en presencia y contacto ya con nuestros amigos del Club 1805 -Peter Warwick, su Presidente-, una institución que bien nos conoce  y que ha estado siempre apoyándonos. Sistema integrado de visitas tipo “forfait”   con código de barras  en el boleto que  permite visitar todos los museos del puerto en un plazo de seis meses. Tomamos nota. Portsmouth ofrece desde el Real Museo de  la Marina – con una impresionante biblioteca y archivos, muchos de ellos referidos a Menorca – la visita al submarino  ”HMS Alliance”, al “Warrior” (1860) primer buque de  guerra de acero, al “Victory” de Trafalgar  en cuya cubierta  moriría Nelson, y el  “Mary Rose” un barco  botado en 1511 en tiempos de Enrique VIII hundido por Francia en 1545 y rescatado recientemente.  En un proyecto impresionante,  se ha rodeado al pecio asentado en una antigua grada del arsenal, de  un magnífico Centro de Interpretación  que también nos hace soñar como ejemplo para diseñar el del Puerto de Mahón en la primera planta de nuestro Hospital de la Isla del Rey, donde pretendemos conjuntar  aspectos históricos, militares, navales, comerciales, deportivos, económicos y  sociales.

En el marco de aquella hospitalidad, nos ofrecieron navegar en una lancha de salvamento de la Segunda Guerra Mundial. Mientras “volábamos” sobre las aguas de la amplia ensenada a 36 nudos, venía a mi mente el sacrificio de aquellas jóvenes generaciones de pilotos  que con pocas semanas de aprendizaje debían enfrentarse a la aviación alemana en plena Batalla de Inglaterra. Según nos dijeron aquellas lanchas rescataron a 13.000 hombres en aguas del Canal de la Mancha.

Contamos con apoyos que agradecemos: la cena del día de llegada vino patrocinada por Catamaranes Grocs y la del último día por la agencia inmobiliaria Ses Moreras. El patrocinio no incluía bebidas: simple control del gasto. Ya hemos comentado la extraordinaria hospitalidad de los Hauser, que incluyó el traslado de la expedición en autobús desde Bath a su Granja. Totalmente gratuitas todas las visitas de Portsmouth bien programadas por Lorraine Ure. Ayuntamiento de Mahón y Consell Insular nos apoyaron en los traslados  de autobús. Coinga, Denominación de Quesos Mahón y Dalrit nos permitieron presumir – y compartir – nuestros quesos y Xoriguer  contribuyó a crear un ambiente más que agradable. Por último Pons Quintana nos hizo participes de sus regalos de “zapatos on line”, una fórmula de agradecida aceptación por  parte de quien la recibe y de futuro para su expansión comercial.

Quizás solo dejamos de visitar otro hospital “hermano”: el de Haslar en la propia ensenada de Portsmouth. Otra vez será.

Cansancio porque la  búsqueda de vuelos económicos acarrea largas horas de espera en aeropuertos  de escala. Pero los objetivos se cumplieron. Estos viajes culturales, tienen  otro aspecto positivo: no solo cohesionan a los miembros de la Fundación sino que integran a gentes que al conocernos se contagian de nuestro entusiasmo y se añaden a la lista de  voluntarios. Durante casi todo el viaje  un mismo referente: Menorca, el Puerto de Mahón, la Isla del Rey.

Porque, superando errores, sin perder la sonrisa, abiertos a todos, seguimos soñando.

 

Luis Alejandre Sintes

General (R)

Leave a Reply