Museu de Ciències Naturals de Menorca

Dentro de las actividades culturales, que regularmente organiza la Associació Amics de l’Illa de l’Hospital para sus miembros y simpatizantes, en esta ocasión ha tenido como finalidad, el de conocer con detalle el Museo de Binisuès.

101_5531 binissues

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

De la mano de sus creadores y mantenedores, los hermanos Juan y Miguel Carreras Torrent, los componentes del grupo, unas 40 personas, han podido observar, admirar y en definitiva, conocer sus completísimas colecciones.

Este museo dada su excelente calidad y exclusividad (hay piezas realmente espectaculares) ha obtenido el soporte y asesoramiento de los museos de historia natural de Madrid y Barcelona, siendo el principal incentivo para sus organizadores, al mantener la motivación necesaria para conseguir su objetivo: ampliar, completar y divulgar los elementos que componen el entorno natural, de la Isla de Menorca, si bien contiene numerosísimos ejemplares y especies de otras procedencias. Así en el Museo de Binisues tienen (unas 8000 piezas) depositado aproximadamente un 10% de su colección, ya que en su domicilio, mantienen almacenados unos 90.000 ejemplares más. Entre los elementos expuestos, podemos observar las 62 especies de caracoles terrestres que hay en Menorca, así como una buena representación – más de 100 – de la gran variedad (800 especies diferentes) de setas que hay en la isla. Hay expuestas más de 3.000 tipos de mariposas distintas, algunas realmente exclusivas por su tamaño, forma, colorido, capacidad de camuflaje, etc.

Hay ejemplares del escarabajo más grande del mundo, del escorpión (imperial) de mayor tamaño conocido o, por ejemplo, en la sección de geología, las rocas más antiguas de Menorca, de la zona de cala Tirant, de 500 millones de años de antigüedad.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Especial mención merece el escarabajo ferreriensis dado que al ser un descubrimiento efectuado por ellos, de una especie desconocida hasta entonces (año 1981), se les permitió bautizarlo por lo que decidieron ponerle este nombre, en honor a su origen de Ferreries.

Menorca alberga una enorme riqueza en el trabajo y la ilusión de  muchas personas, muchas veces no valorada por los propios menorquines. Son las gentes que predican con el trabajo y la entrega, que generalmente no acuden a medios de comunicación para protestar o para exigir. Son los que, utilizando una frase de Kennedy, no se preguntan cada mañana que puede hacer Menorca por ellos, sino que pueden hacer ellos por Menorca.

La visita a Binisuès, fue una indiscutible lección  para los voluntarios de la Isla del Rey. Nos llevan años de ventaja en  ejemplo, en tesón, en voluntad de servir, en hacer bien las cosas, en querer  a su pueblo. Y todo sin el menor ánimo de lucro, superando recelos y envidias algo  desgraciadamente asentado en nuestras almas.

Associació Amics de l´Illa de l´Hospital (*)

(*) Este artículo ha sido elaborado con aportaciones de José Barber, Luis Alejandre y José Mª Cardona Natta

 

Leave a Reply