Archive for Marzo, 2016

SIMBAD un perro leal

Miércoles, Marzo 30th, 2016

 

 

Quincenalmente <<Es Diari>> publica las experiencias de alguno de los voluntarios, que domingo a domingo, con su trabajo altruista colaboran con la recuperación del Hospital Naval Inglés. El colectivo de voluntarios que tenemos censados ya supera el centenar, pero el número de simpatizantes lo podemos cifrar en varios centenares, que son la mayoría de los visitantes que desde hace años, hemos trasladado a la Isla del Rey, para las pertinentes visitas guiadas.

 

Apreciado lector, en esta ocasión hemos creído oportuno publicar un escrito que hemos recibido, de un hecho sucedido hace más de cincuenta años:

 

La historia de nuestro perro SIMBAD y la Isla del Rey

Es Castell 1957.

unnamed[2]

unnamed[1]

unnamed[1] (2)

 

Esta historia será muy simple para algunos pero para mi familia ha sido un recuerdo constante de amor, amor hacia mi padre Pedro Cladera.

Mi padre, trabajador de intendencia en los cuarteles de Es Castell, un día nos trajo a casa un perrito que era blanco como la nieve, le pusimos de nombre Simbad, éramos cinco hermanos y fue nuestro juguete y un miembro más de la familia. Mi hermana y yo a prendimos a caminar con él; cuando alguno de nosotros nos poníamos enfermos y venia el practicante el señor Xisco Barbaret, lo teníamos que encerrar en el patio porque se ponía furioso ya que él sabia que con las inyecciones el practicante nos hacia llorar.

Por desgracia, un día, mi padre enfermó y lo tuvieron que operar en el Hospital Isla del Rey, la intervención la realizó el Dr. Echevarría y Dr. Sampol, ayudados  por unas jovencitas sor Demetria y la enfermera Marcela Real.  La operación fue muy bien pero como era normal en aquellos tiempos la recuperación fue larga.

Mi madre cada día acompañada de Simbad y alguno de mis hermanos cogía la barcaza que salía del muelle del Hospital en Es Castell para ir a visitarlo. Un día una fuerte tormenta acompañada de lluvia y viento hizo que el barquero aconsejara a mi madre cruzar sola, ya que con los niños y el perro podría ser peligroso ya que la barca iba cargada de bultos, mi madre decidió entonces ir sola.  La barcaza salió con mala mar y con ella la angustia de los que estaban viéndola desde los dos muelles. Simbad al verse sin la posibilidad de cruzar en barca para ir a ver a su querido dueño se tiro de repente al mar y nadó como un campeón contra viento y marea, pero las olas eran muy grandes y lo arrastraban, toda la gente de los muelles estaba pendiente de Simbad que nadó y nadó hasta que lo perdimos de vista, en el momento que ya pensábamos que se había ahogado, apareció en el muelle de la Isla del Hospital para la alegría de todos lo que lo vivimos, y corrió cuesta arriba hasta llegar a la ventana de la habitación de mi padre. Papá al verle, cómo cada día y a modo de saludo le levanto la mano y Simbad, después de ver a su leal dueño se volvió a tirar al mar y a duras penas llego otra vez al muelle de Es Castell.  

La noticia corrió por el hospital y todo el mundo felicitaba a mi padre por el gran gesto que le había dado su querido Simbad, gesto de valentía, amor y lealtad.

Simbad murió con 18 años tras una larga vida; nos dejo a toda la familia una historia de coraje y amor que aún a día de hoy seguimos recordando.

Es Castell, 26 de marzo de 2016

MªAngels Cladera Miret

 

EVOCACIÓN

Martes, Marzo 29th, 2016

Acuario (1)

Acuario (4)

Decía Machado dirigiéndose a las moscas, “vosotras moscas vulgares, me evocáis todas las cosas” y es cierto que, a veces lo más simple, un olor, un sonido, una melodía o la visión de algo o alguien, te trasladan a un mundo de sensaciones y recuerdos que, aunque hayan pasado muchos años, sorprende por su mismo realismo.

Algo parecido ocurre con un elemento tan sencillo y próximo como un acuario iluminado de dimensiones reducidas, con cuya contemplación disfrutamos en la planta baja de la Casa del Director, en la Isla del Rey, cuando cada domingo, a las 8 de la mañana llegamos un pequeño grupo de voluntarios dispuestos a iniciar la jornada.

Allá por 1960, yo conocí antes la Menorca submarina que la de tierra firme. Y desde entonces me cautivaron la limpieza de sus aguas y la riqueza biológica del fondo marino, cosas éstas que me evoca la contemplación del acuario que contiene elementos vivos procedentes de ese fondo marino mediterráneo, que tantas veces hemos podido contemplar en mar abierto. Y, además, cada semana se nos sorprende con nuevas aportaciones que aparecen como por arte de magia gracias a la atención de sus cuidadores. Ha sido una gran idea ofrecer un cuadro vivo, modelo y muestra del mar que nos rodea. Porque estamos en una isla junto a otra isla y es el mar lo que nos une al resto del mundo. Es muy oportuno prestarle la atención que merece con esta muestra.

Marga y Toni lo cuidan, lo mantienen y lo enriquecen regularmente. Merecen nuestro reconocimiento porque sabemos que un acuario requiere de una atención continua para que sus aguas no se enturbien, y los seres vivos que hay en él se encuentren a gusto, en un ambiente estable y adecuado. Además Paz, con el buen gusto que caracteriza a sus obras,  ha realizado y ofrecido como fondo añadido al recipiente, un mosaico que aporta un toque agradable al entorno.

Tenemos el mar tan cerca y está tan presente en la vida menorquina que, a veces, se nos pueden escapan estos pequeños detalles que, como las moscas de Machado, configuran nuestro ambiente. Por ello sirvan estas líneas para rendir un pequeño homenaje a la existencia de ese cuadro vivo.

 

José Mª Vizcaíno Aznar

Los árboles y yo

Miércoles, Marzo 16th, 2016

 

Me estrené como voluntario en la Isla del Rey arrancando tocones, es decir, la parte del tronco de un árbol que queda junto a la raíz al cortarlo. Había muchos, pero un día se terminaron. El tiempo «sobrante» de este día me puse a podar algún árbol cercano. Así se lo comuniqué al general Alejandre. Él me preguntó:

¬ ¿Te atreves a cuidar la zona boscosa?

¬ Me atrevo a intentarlo ¬respondí.

Voy a hacer una loa a los árboles, se la merecen: Ellos limpian el aire de elementos contaminantes, regularizan las lluvias, impiden la erosión y contribuyen poderosamente a la fotosíntesis, o sea, el conjunto de reacciones que, con la energía de la luz, contribuyen a la formación de principios inmediatos, oxígeno a partir del dióxido de carbono y agua. «Es el proceso químico más importante de nuestro planeta».

Mi ocupación no sería solo la poda para beneficiarlos, sino de ponerlo en condiciones para que las personas pudieran pasar cómodamente, entre y por debajo de la arboleda. Además de quitarles lo que les sobraba había que arrancar una parte muy considerable de tupida maraña de cañas, zarzas lianas y otras especies como el Ailanthus altissima invasor donde los haya. Hubo que sacarles profundamente las raíces a todo lo que no fueran, olivos silvestres, es decir, acebuches (Olea europaea var sylvestris) que en Menorca denominamos uastre o ullaste (*), y lentiscos (Pistacia lentiscus) y en nuestra habla le llamamos mata.

En mi trabajo tengo por sistema que cuando encuentro algún acebuche pequeño ¬el nombre menorquín es revell¬ lo cavo y lo podo para que, con el tiempo, se convierta en un árbol hecho y derecho; lo mismo hago con los lentiscos para que se transformen  en un ejemplar  de altura considerable, frondoso y bello.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Hubo un trasplante de 24 acebuches jóvenes de los cuales viven 23. Para que sobrevivan durante los veranos tan secos que tenemos es imprescindible regarlos durante unos cuantos estíos. ¿Cuántos? Hay que averiguarlo según su aspecto; si se ven las hojas muy tiernas no les hace falta; si están muy mustias es urgente hacerlo. Hay que cavarlos para evitar que la hierba los ahogue, les chupe los nutrientes y la humedad. Pero al cavarlo hago una excepción: respeto la «rapa mosquera» (Dracunculos muscivorus) que está protegida.

Cuando el trabajo está hecho no es algo para siempre, ni para un número determinado de lustros, ni siquiera de años, hay que pasar y repasar cuando se nota que es necesario.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Colaboré, en su momento, a hacer desaparecer del patio del Hospital el Aloe arborescens; es una planta de jardín bonita e invasora al mismo tiempo. Adorna, pero hay que mantenerla a raya. Otra cosa que hice, previa consulta con el general Alejandre, es abrir el camino suficiente alrededor de la Basílica Paleocristiana para que se pueda ver y contemplar desde fuera con relativa comodidad.

Antes de terminar quiero decir que los árboles son una bendición; una gran dádiva del Sumo Hacedor. Si no existieran habría que inventarlos.

(*)  La palabra muy menorquina uastre está registrada en el Diccionari català valencià balear; también es cierto que para leer la definición remite a la palabra Ullastre.

 

Marcos Segui Pons

 

Museu de Ciències Naturals de Menorca

Miércoles, Marzo 2nd, 2016

Dentro de las actividades culturales, que regularmente organiza la Associació Amics de l’Illa de l’Hospital para sus miembros y simpatizantes, en esta ocasión ha tenido como finalidad, el de conocer con detalle el Museo de Binisuès.

101_5531 binissues

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

De la mano de sus creadores y mantenedores, los hermanos Juan y Miguel Carreras Torrent, los componentes del grupo, unas 40 personas, han podido observar, admirar y en definitiva, conocer sus completísimas colecciones.

Este museo dada su excelente calidad y exclusividad (hay piezas realmente espectaculares) ha obtenido el soporte y asesoramiento de los museos de historia natural de Madrid y Barcelona, siendo el principal incentivo para sus organizadores, al mantener la motivación necesaria para conseguir su objetivo: ampliar, completar y divulgar los elementos que componen el entorno natural, de la Isla de Menorca, si bien contiene numerosísimos ejemplares y especies de otras procedencias. Así en el Museo de Binisues tienen (unas 8000 piezas) depositado aproximadamente un 10% de su colección, ya que en su domicilio, mantienen almacenados unos 90.000 ejemplares más. Entre los elementos expuestos, podemos observar las 62 especies de caracoles terrestres que hay en Menorca, así como una buena representación – más de 100 – de la gran variedad (800 especies diferentes) de setas que hay en la isla. Hay expuestas más de 3.000 tipos de mariposas distintas, algunas realmente exclusivas por su tamaño, forma, colorido, capacidad de camuflaje, etc.

Hay ejemplares del escarabajo más grande del mundo, del escorpión (imperial) de mayor tamaño conocido o, por ejemplo, en la sección de geología, las rocas más antiguas de Menorca, de la zona de cala Tirant, de 500 millones de años de antigüedad.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Especial mención merece el escarabajo ferreriensis dado que al ser un descubrimiento efectuado por ellos, de una especie desconocida hasta entonces (año 1981), se les permitió bautizarlo por lo que decidieron ponerle este nombre, en honor a su origen de Ferreries.

Menorca alberga una enorme riqueza en el trabajo y la ilusión de  muchas personas, muchas veces no valorada por los propios menorquines. Son las gentes que predican con el trabajo y la entrega, que generalmente no acuden a medios de comunicación para protestar o para exigir. Son los que, utilizando una frase de Kennedy, no se preguntan cada mañana que puede hacer Menorca por ellos, sino que pueden hacer ellos por Menorca.

La visita a Binisuès, fue una indiscutible lección  para los voluntarios de la Isla del Rey. Nos llevan años de ventaja en  ejemplo, en tesón, en voluntad de servir, en hacer bien las cosas, en querer  a su pueblo. Y todo sin el menor ánimo de lucro, superando recelos y envidias algo  desgraciadamente asentado en nuestras almas.

Associació Amics de l´Illa de l´Hospital (*)

(*) Este artículo ha sido elaborado con aportaciones de José Barber, Luis Alejandre y José Mª Cardona Natta