Archive for enero, 2016

RN Chapel

sábado, enero 16th, 2016

(Publicado en Es Diari el 14 de Octubre de 2015)

I volunteered to assist with restoration of the RN Hospital – Isla del Rey – after a presentation by General Luis Alejandre Sintes at the Rotary club of Menorca in 2004.

My first visit as a “friend of the hospital” took place in September 2004. My first impression was of a challenging and daunting task; as all buildings had disappeared amongst trees and bushes and indeed some trees were growing within buildings.

The group of volunteers possessed an amazing spirit of camaraderie and an attitude of “anything can be achieved”. It was this spirit that appealed to me as a retired army officer; that the challenge could be grasped and overcome. That spirit alive today after 11 years of hard, rewarding and enjoyable work, this cements the friends of the hospital.

Once all the trees and foliage had been cleared natural groups emerged with their particular interests many from their careers:

Pharmacists – the amazing gardens

Medical Rooms – ever expanding as new items are donated

Italian Rooms – <Roma> covered previously

In my case, I was asked to restore the RN Chapel with other volunteers which eventually came to fruition in June 2011, to coincide with the many 300th celebrations.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

 

The celebrations in 2011 just 7 years from the start of this project epitomised the amazing effort and dedication of some 50 volunteers of different nations who came together to save this Georgian Hospital.

I feel proud and privileged to be one of these volunteers, long may continue in the spirit of <Pedro Coca> and the tenacity he showed.

M.L. Martin

(Capilla Anglicana. Me ofrecí para ayudar con la restauración del RN Hospital – Isla del Rey – después de una presentación realizada por el general Luis Alejandre Sintes en el Rotary Club de Menorca en 2004.

Mi primera visita como “amigo del hospital”, tuvo lugar en septiembre de 2004. Mi primera impresión fue que se realizaba una tarea difícil y desalentadora: todos los edificios habían desaparecido entre los árboles y arbustos y de hecho algunos árboles estaban creciendo dentro de los edificios.

El grupo de voluntarios poseía un increíble espíritu de camaradería y una actitud de “todo se puede lograr”. Fue este espíritu que me atrajo a esa causa; como oficial retirado del ejército, que el desafío podría ser comprendido y superado. Ese espíritu está vivo aún hoy, después de 11 años de duro trabajo, gratificante y agradable, esto consolida los amigos del hospital.

Una vez que toda la vegetación y los árboles se habían limpiado, grupos naturales surgieron con sus intereses particulares fuera de sus carreras:

Los farmacéuticos – los increíbles jardines (plantas medicinales).

Salas médicas – siempre en expansión con los nuevos materiales que se reciben como donación.

Sala italiana – “Roma”, totalmente consolidada.

En mi caso, se me pidió restaurar la Capilla Anglicana con otros voluntarios que con el tiempo llegó a buen puerto en junio de 2011 – coincidiendo con la celebración del 300 aniversario.

La celebración en 2011, sólo 7 años después del inicio de este proyecto, demuestra el esfuerzo increíble y la dedicación de unos 50 voluntarios de diferentes nacionalidades, los cuales se unieron para salvar este hospital.

Me siento orgulloso y privilegiado de ser uno de estos voluntarios, muchos de ellos, seguimos en el espíritu de Pedro Coca y su tenacidad.)

 

11 AÑOS YA!

sábado, enero 16th, 2016

(publicada en Es Diari el 30 de Setiembre de 2015)

 

El pasado día 10 de setiembre se cumplieron 11 años de nuestra «primera visita» a la Isla del Rey. En el verano del 2004, un reducido grupo de amigos con la intención de recuperar en lo posible aquel paraje totalmente abandonado y que hasta 1964 había sido Hospital Militar, decidimos que «passat festes» iniciaríamos la labor de recuperar la Isla del Rey.

Fuimos por primera vez el día 10 «soldemà» de las fiestas de la Mare de Deu de Gracia, continuando la actividad cada domingo de 9:00 a 11:00 (desde entonces solamente 9 domingos – por fuerza mayor – no ha sido posible ir a la Isla).

El Hospital, en su día fue el primer Hospital Naval construido por los ingleses en Europa y el segundo del mundo. Efectivamente, habían construido el primero en la isla de Jamaica en 1702 y luego, en 1711 el segundo, que ellos llamarían Bloody Island, en la Isla del Rey en Port Mahón.

Pero no se trata de hacer aquí una recopilación histórica, sino de como aquel pequeño grupo se ha transformado en un nutrido equipo de voluntarios agrupados en la Asociación Amics de l’Illa de l’Hospital y en la Fundación Hospital de la Isla del Rey, en el que hay integrados – además de menorquines – un numeroso grupo de británicos, italianos, catalanes, valencianos, y bastantes veraneantes ocasionales, de distintas procedencias.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

El sábado día 12, unos 80 voluntarios nos reunimos alrededor de una «paella social» en la propia Isla, para conmemorar, el 11º aniversario del inicio de nuestra actividad de recuperación del antiguo Hospital Naval Inglés. En un ambiente agradable, sano, y de franca camaradería, en el que no faltaron canciones populares, dimos buena cuenta de un excelente arroz, elaborado por «los Tonis», con la renovada ilusión de continuar – domingo a domingo – con la tarea de recuperar la Isla del Rey.

Jose Mª Cardona Natta

Lecciones de historia en la Isla del Rey

sábado, enero 16th, 2016

(publicado en Es Diari el 16 de Setiembre de 2015)

La Copa del Rey Panerai de vela, reúne cada año en el puerto de Mahón una muestra de los más bellos barcos que surcan nuestros mares, cargados de millas, de años y de vivencias. “Ninguna otra regata española alcanza los índices de elegancia de este encuentro de amantes de la mar a la manera antigua” ha dejado escrito el periodista Luis Pomar.

Fiel a la cita, llega cada año una Agrupación de la Marina Militar Italiana que compagina la instrucción y adiestramiento de sus alumnos de la Escuela Naval de Livorno con el recuerdo de otros jóvenes marinos compatriotas, que en 1943 arribaron a nuestro Puerto, náufragos del acorazado “Roma” hundido por la aviación alemana en las Bocas de Bonifacio, entre Cerdeña y Córcega, el 9 de Septiembre del referido año.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

De los 2021 hombres que formaban la dotación del “Roma”, más de 1395 desparecieron, entre ellos el propio almirante Bergamini Jefe de la Flota italiana. El resto fueron socorridos y evacuados de la zona por los destructores Mitragliere, Fuciliere y Carabiniere y el crucero ligero Attilio Regolo. No sin dificultades estos barcos pusieron rumbo a Mahón, el puerto neutral más próximo al lugar de la tragedia. De los arribados a Mahón, trece habían fallecido y otros tanto murieron en el Hospital Militar ubicado en la Isla del Rey, a pesar de los esfuerzos de médicos, sanitarios y religiosas por cuidarles. Destaco la figura del joven Capitán Médico Bernardo Sampol, responsable como cirujano, de los cuidados a los trescientos y pico restantes quemados y heridos que se recuperaron en sus instalaciones.

A día de hoy, como sabe el lector, gracias al esfuerzo de voluntarios, todas estas vivencias se conservan “in situ”, en las mismas salas donde fueron cuidados en 1943.

De todo esto fueron testigos los ciento y pico alumnos de la Agrupación Naval Italiana. La primera lección debían conocerla: la geografía marca la historia de los pueblos. La situación del puerto de Mahon en el centro del Mediterráneo Occidental facilitó la expansión de la Corona de Aragón hacia Oriente; Inglaterra y más tarde los EE.UU lo habían elegido para facilitar sus rutas hacia Sicilia y Malta; durante la Guerra de Independencia había colapsado el puerto de Toulon; más tarde sería elegida por Francia para apoyar su conquista de Argelia. No debe extrañar por tanto la decisión tomada por los rescatadores del “Roma”.

101_1595

101_1650

foto 3

Pero la mejor lección la dio el Almirante Maurizio Ertreo a sus alumnos, en presencia de sus mandos directos y de los voluntarios que les acompañábamos. El alto mando italiano, precisamente hijo de un   superviviente del “Roma”, había visto y leído minuciosamente, casi ha subrayado uno los partes médicos manuscritos del capitán Sampol. Localizaba a padres de compañeros, como seguía el proceso de aumento de dosis de morfina recetada por el médico a un quemado “para evitar sus grandes dolores”. En su mirada había recuerdos, una larga carrera vocacional consolidada, y un sentido de la responsabilidad en la formación de aquellos disciplinados jóvenes. Pensaba en la difícil situación de Italia ante las avalanchas migratorias; intuía lo que pasaba en Libia o en Eritrea cuya historia bien conocía. Les habló de Europa, de sus guerras mundiales y de un futuro incierto. Humanista, con larga experiencia naval, amante de la Historia, el Almirante quiso transmitir un mensaje de responsabilidad hacia un futuro complejo y una lección viva de cómo hay que ver el mañana conociendo profundamente el ayer, no solo para rememorarlo, sino para obtener lecciones y no repetir errores.

No podía dictar una mejor lección en un puerto español, un almirante italiano. ¡La Europa que necesitamos!.

Luis Alejandre Sintes

Mahón

Santiago Borrás nos ha dejado

viernes, enero 15th, 2016

 (publicado en Es Diari el 2 de Setiembre de 2015)

Los voluntarios de la Isla del Rey estamos tristes por la pérdida de’n Tiago de s´Imprenta, que ha fallecido a la temprana edad de 65 años. Nuestra asociación adquirió la maquinaria de la imprenta d’Es Castell, que fue financiada por el Ayuntamiento de esta localidad, a consecuencia de ello Tiago, nieto del fundador de dicha imprenta, se incorporó como voluntario, que juntamente con Biel Fiol y Carlos Benejam, su labor era recuperar los mecanismos, conseguir nuevas piezas, para que volviera a imprimir; actualmente ya podemos imprimir a la antigua usanza.

Nuestra asociación no se limita a recuperar el antiguo hospital naval, sino también a contribuir a la memoria y conservación de elementos patrimoniales.

Tiago Borrás

Amigo Tiago, siempre te tendremos en nuestra memoria y te encontraremos a faltar cuando nuestros visitantes entren en la sala dedicada a la antigua imprenta “La Económica” d’Es Castell, huérfana de tus explicaciones…

Apreciado amigo descansa en paz.

Associació Amics de l´Illa de l´Hospital

 

 

EN PIRAGUA HASTA ES MOLL DE SES MONGES

Hay aficiones, proclividades, que sólo desde la propia familia se puede transmitir. Hace más de treinta años que practico el Piragüismo, y los veranos que no he podido venir lo he echado en falta. En los años ochenta  y principios de los noventa, era muy habitual que hiciera unos cuantos paseos con la Piragua, por el siempre portentoso, fascinante, Puerto de Mahón, visitaba con asiduidad la Isla del Rey, más concretamente su playita, por la cantidad de arena que tenía la playa, como principalmente por su gran facilidad para dejar la piragua y darse un baño. Era bastante frecuente encontrarse fondeados en sus inmediaciones a Llaüts o Lanchas neumáticas, de las personas que venían a tomar el sol en la mencionada playita. Uno de los sitios que me encanta más del Puerto de Mahón para navegar es el Canal de San Jorge.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Para practicar el piragüismo es ideal con el estado de la mar en calma o rizada, porque con ondulaciones a partir de medio metro, marejadilla, ya es más complejo para coger un poco de velocidad.

Hace unos cuantos años me dijo un amigo, que está de Profesor en Zamora, que estaba muy interesado en adquirir una piragua y, que le orientara cual era la mejor, y le dije, las de madera sin duda, pero para ir por el maravilloso Lago de Sanabria, con las de Fibra de Vidrio basta.

Además he practicado el Piragüismo, por la Ría de Pontevedra, que tiene el Club de Piragüismo más importante de España, y la Ría de Ferrol.

Muchas veces hago mención a Juan Pardo, de los que tienen o han tenido morriña, y cantamos aquella magnífica canción de “Anduriña”: “Anduriña lle chamaron, os que alí deixou”.

Ramón Jansá Albarracín

Mahón

La expedición menorquina a Florida de 1975… y la de 2015

miércoles, enero 13th, 2016

(publicada en Es Diari el 19 agosto 2015)

Los amigos de la Isla del Rey estamos viviendo un año lleno de alentadoras actividades que iremos repasando en este blog. Hoy comentaremos la existencia de la sala dedicada a las grandes emigraciones menorquinas, que ha constituido el indiscutible punto de difusión de un evento particularmente interesante, que tendrá lugar el próximo mes: el 450 aniversario de la fundación de la ciudad de San Agustín, en la península y Estado de Florida, en los Estados Unidos.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

El motivo de este interés para la Isla del Rey, para el gran escenario de las emigraciones menorquinas y en definitiva para todos los menorquines de hecho o de derecho es la existencia en aquella ciudad, aun en nuestros días, de nuestros parientes lejanos los «Minorcans», los descendientes de los menorquines que, en 1768, emigraron para allá durante la segunda dominación británica. Como dijera el ilustre «Minorcan», el banquero Xavier L. Pellicer, «our cousins from across the sea», nuestro primos de ultramar…

Que se plantee pues una expedición de menorquines para tomar parte en estas celebraciones, con la prevista asistencia de SS.MM. los Reyes de España, no tiene nada de sorprendente. Pero lo es un poco más el hecho de que no se tratará de la primera expedición de este tipo, sino de la segunda.

MONU_a15e3856-a17b-49bb-903a-95fc50c2e554

En efecto, las relaciones de negocios primero y de amistad después entre el empresario menorquín Don Fernando Rubió i Tudurí y el banquero floridano de origen menorquín Xavier L. Pellicer propiciaron la organización de una expedición de unos 40 menorquines a San Agustín y a New Smyrna en Abril de 1975.

Objetivo de la expedición, y también de la que se está preparando ahora, era y será rendir homenaje a los emigrantes menorquines que llegaron a Florida en 1768, primero a la plantación de añil en New Smyrna, y que en 1777 se establecieron en San Agustín, la sede del gobernador de Florida oriental y la ciudad más antigua de los actuales Estados Unidos.

En aquella ocasión se procedió a la inauguración del monumento en memoria de los «Minorcans» que está instalado en la plaza frente a la Catedral de esa ciudad, obra del escultor español Viladomat. Representa a un grupo de emigrantes acompañado por el sacerdote que les apoyó durante sus vicisitudes, el P. Pedro Camps, des Mercadal, que está enterrado en dicha catedral.

El canto del «Deixem lo Dol», allí conocido como «Fromajades Song» fue parte consustancial del acto, como sin duda lo será ahora, y el acento americano de los cantantes emocionará a quienes tengan la ilusión y la oportunidad de asistir.

Animémonos pues a participar en estas celebraciones que, como aquéllas de hace cuarenta años, se mantendrán en la memoria y en el corazón de los asistentes. No descartamos la posibilidad de degustar «formatjades», «flaons», o algún manjar aderezado con «Minorcan Barbecue Sauce» elaborados por expertas y entrañables manos «Minorcan»… o de cualquier otro origen.

Oscar Sbert Lozano
Alaior