La expedición menorquina a Florida de 1975… y la de 2015

(publicada en Es Diari el 19 agosto 2015)

Los amigos de la Isla del Rey estamos viviendo un año lleno de alentadoras actividades que iremos repasando en este blog. Hoy comentaremos la existencia de la sala dedicada a las grandes emigraciones menorquinas, que ha constituido el indiscutible punto de difusión de un evento particularmente interesante, que tendrá lugar el próximo mes: el 450 aniversario de la fundación de la ciudad de San Agustín, en la península y Estado de Florida, en los Estados Unidos.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

El motivo de este interés para la Isla del Rey, para el gran escenario de las emigraciones menorquinas y en definitiva para todos los menorquines de hecho o de derecho es la existencia en aquella ciudad, aun en nuestros días, de nuestros parientes lejanos los “Minorcans”, los descendientes de los menorquines que, en 1768, emigraron para allá durante la segunda dominación británica. Como dijera el ilustre “Minorcan”, el banquero Xavier L. Pellicer, “our cousins from across the sea”, nuestro primos de ultramar…

Que se plantee pues una expedición de menorquines para tomar parte en estas celebraciones, con la prevista asistencia de SS.MM. los Reyes de España, no tiene nada de sorprendente. Pero lo es un poco más el hecho de que no se tratará de la primera expedición de este tipo, sino de la segunda.

MONU_a15e3856-a17b-49bb-903a-95fc50c2e554

En efecto, las relaciones de negocios primero y de amistad después entre el empresario menorquín Don Fernando Rubió i Tudurí y el banquero floridano de origen menorquín Xavier L. Pellicer propiciaron la organización de una expedición de unos 40 menorquines a San Agustín y a New Smyrna en Abril de 1975.

Objetivo de la expedición, y también de la que se está preparando ahora, era y será rendir homenaje a los emigrantes menorquines que llegaron a Florida en 1768, primero a la plantación de añil en New Smyrna, y que en 1777 se establecieron en San Agustín, la sede del gobernador de Florida oriental y la ciudad más antigua de los actuales Estados Unidos.

En aquella ocasión se procedió a la inauguración del monumento en memoria de los “Minorcans” que está instalado en la plaza frente a la Catedral de esa ciudad, obra del escultor español Viladomat. Representa a un grupo de emigrantes acompañado por el sacerdote que les apoyó durante sus vicisitudes, el P. Pedro Camps, des Mercadal, que está enterrado en dicha catedral.

El canto del “Deixem lo Dol”, allí conocido como “Fromajades Song” fue parte consustancial del acto, como sin duda lo será ahora, y el acento americano de los cantantes emocionará a quienes tengan la ilusión y la oportunidad de asistir.

Animémonos pues a participar en estas celebraciones que, como aquéllas de hace cuarenta años, se mantendrán en la memoria y en el corazón de los asistentes. No descartamos la posibilidad de degustar “formatjades”, “flaons”, o algún manjar aderezado con “Minorcan Barbecue Sauce” elaborados por expertas y entrañables manos “Minorcan”… o de cualquier otro origen.

Oscar Sbert Lozano
Alaior

Leave a Reply