Archive for enero, 2016

Potes de farmacia antiguos

miércoles, enero 27th, 2016

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

  En la Isla del Rey, haya dos salas dedicadas como recordatorio a la farmacia que durante muchos años fue pieza fundamental para el funcionamiento de este antiguo hospital militar y naval, hasta el año 1964 que fue trasladado a la carretera de Sant Climent.

La semana pasada el farmacéutico de Es Castell, Juan Luis Hernandez Pons, hizo una donación de una serie de potes antiguos de farmacia, a la Fundación Hospital de Isla del Rey, acción altruista que agradecemos.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

  Otra aportación significativa ha venido de la mano de nuestro compañero-voluntario José Mª Cardona-Natta, de varios antiguos medicamentos farmacéuticos, estos además con un valor sentimental añadido, ya que estaban guardados en su casa materna.

Associació Amics de l´Illa de l´Hospital

Novedades culinarias en la Isla del Rey

domingo, enero 24th, 2016

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

 

El equipo de cocineras cuya jefa de cocina en Marga Escandell, con sus colaboradoras Montse Torres, Valnea Tavolieri y Mery Salom, este domingo nos han sorprendido con dos novedades culinarias, una coca de Yogurt casero, rellena de mermelada de carabassa y emborrachada de figa de moro…También con unos sabrosos carquinyols, ambos manjares preparados en la cocina de la isla.

Ambas cosas acompañadas de la variedad de pasteles salados y dulces, han hecho las delicias de los visitantes y como no de los voluntarios domingueros.

De fuentes bien informadas, parece ser que la novedad para el domingo que viene, si Dios quiere, tendremos pop amb ceba…

Associació Amics de l´Illa de l´Hospital

 

La torre de la Isla del Rey estrena cristaleras

sábado, enero 23rd, 2016

IMG-20160121-WA0000

IMG-20160121-WA0003

IMG-20160121-WA0004

La noticia más reciente de las actividades de restauración en la Isla del Rey, esta semana ha venido de la mano de los dos voluntarios, Toni Gomila y Toni Barber, que con la necesaria aportación – a veces altruista – de Carlos, propietario de CRISMAR, ha sido el montaje y colocación de las cristaleras en la emblemática torre de esta isla.

Desde este blog, agradecemos la aportación monetaria de una persona colaboradora con nuestra asociación, que prefiere quedar en el anonimato, haciendo posible el montaje de dichas ventanas.

Queremos recordar que dicha torre, fue restaurada gracias a una importante aportación económica, procedente de la Fundación MAPFRE.

Associació Amics de l´Illa de l´Hospital

Las lavanderas

miércoles, enero 20th, 2016

 

Se ha recuperado la lavandería del último Hospital Militar de la Isla del Rey que funcionó hasta 1964. Donaciones particulares, trabajos de voluntarios bien canalizados con paciencia y tesón por Xiscu Moragues, lo han hecho posible.

Me dirán que rehacer una lavandería de los tiempos del jabón “Lagarto” y de lejía hecha en casa a base de cenizas, no tiene valor histórico. Pero para nosotros  los voluntarios, tiene un indiscutible valor emocional. Por supuesto también testimonial, porque en un hospital la higiene, el agua abundante, el lavado de prendas, tiene su  importancia.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Primera lección aprendida: la lavandería se ubicó inmediata al pozo. El mismo que la leyenda asigna a la espada de Alfonso III cuando  en Enero de 1287 recién desembarcado en la Isla “dels Conills” como se la llamaba entonces, necesitaba agua para sus hombres y para el ganado que transportaban sus naves. Por si fallaba  el pozo ahora también hemos descubierto unas canalizaciones que conducían agua desde el depósito inmediato a la torre, allá en lo alto del edificio. También han quedado claros los desagües y la zona en que se acumulaban las cenizas para precipitar  legía con agua caliente. Los fuegos donde se calentaba el agua y la chimenea han sido también restaurados.

Pero no va por ahí la “otra historia”. Va por unas señoras encargadas del lavado del hospital: sabanas, pijamas, batas, colchas, manteles.

Cuentan también las leyendas que estas señoras eran de complexión fuerte, bíceps reforzados de tanto fregar y estrujar, duras de pelar en el oficio-¿qué se ha creído la Superiora que todo este montón de sabanas puede estar seco y planchado esta tarde?-, pero conscientes de la importancia de su trabajo, fundamental en un hospital. Una de ellas Josefa  la más veterana, se acordaba aun de los días de los italianos, cuando ingresaron de golpe más de 300 quemados y heridos del “Roma”. Ella era muy joven y acababa de incorporase al hospital. Era nieta de un cantero ibicenco que llegó a Menorca con las obras de La Mola. Se acordaba de aquellos días con emoción aunque no podía precisar  el año en que se produjo. A sus años  había incorporado  algunos quilos de mas, los que no tenía cuando algún “marinaio” italiano le echaba los tejos: “pobres, tan jovencitos y tan guapos, me daban pena” dijo un día. Pero a pesar de los años y los quilos aun daba guerra.

Con ella lavaba Martina. Más técnica, mas detallista, arrimaba menos el hombro. Le encantaban las batas de los médicos. Identificadas todas, unas recibían más cuidados que otras: “el Dr. Echevarría es un sol y me da las gracias cada vez que me ve”. Josefa de vez en cuanto le lanzaba alguna puya: “ya está bien que siempre sea yo la que mete las manos en lejía; mira como las tengo”. Pero se llevaban muy bien las dos, que contaban con la ayuda eventual de una tercera, Teresa, que compaginaba lavandería con cocina. Es la que se encargaba de todo el material de cocina y comedor: servilletas, manteles, trapos.

Resumo: las tres señoras, fuertes, de buen ver y mejor yantar, formaban un buen equipo. Radio Menorca acompañaba sus jornadas de trabajo y era frecuente oírlas cantar  las mismas melodías que llegaban por las ondas. Teresa había cantado en el coro del Orfeón Mahonés  de lo que presumía antes sus compañeras.

¿Pero, donde empieza la historia? La historia comienza cuando a la llegada de nuevos reclutas, los veteranos les mandaban a la lavandería a entregar sabanas y colchas para su lavado. Allí en su territorio, a puerta medio cerrada, Josefa, Martina y Teresa no solo se alegraban de ver gente nueva en el Hospital sino que, alegres y socarronas, “apretaban” a los jóvenes soldados que a sus 19 años de entonces –no sé qué pasaría hoy- no sabían cómo reaccionar. Uno de ellos me contó que estuvo a punto de dar parte de las matronas. Pero en aquel entonces no se llevaba lo del acoso y pensó que se reirían de él. ¿Qué hizo? Esperó la llegada del siguiente llamamiento y  gastó la misma novatada  a los nuevos. Y así de generación en generación.

No me negarán que hasta la lavandería de la Isla del Rey, tiene su alma.

Luis Alejandre Sintes

 

Réplica del mosaico hallado en la Basílica Paleocristiana de la Isla del Rey

sábado, enero 16th, 2016

 

(Publicado en Es Diari el 6 de Enero de 2016)

Ya hemos dicho en otras ocasiones que la Isla del Rey es como un nido de sorpresas. Cualquier área en la que se intervenga abre un mundo al conocimiento y son múltiples los ambientes que se ofrecen a quien desea explorarlos. Uno de ellos es, evidentemente, el histórico, pero dada la diversidad de los hechos vividos en Menorca a lo largo del tiempo conviene elegir una época en la que centrarnos.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

En esta ocasión nos fijamos en el periodo que conocemos como “Paleocristiano” que en nuestra Isla se extiende desde el siglo IV al VI de nuestra era. Se inicia con el edicto de Milán y concluye con la invasión de los vándalos. El hecho de haber existido una Basílica construida durante ese periodo en la Isla del Rey, es lo que nos ha animado a trabajar sobre ello, entendiendo la importancia que tienen los primeros templos cristianos. Creemos que se puede ofrecer una recreación de la época y el entorno en el que nos fijamos, que permita al visitante hacerse una idea de lo que fue, aun renunciando a parte del rigor histórico. Por supuesto que al mismo tiempo se está realizando un proyecto que cuenta con las máximas garantías científicas el cual está llevándose a cabo por arqueólogos e investigadores al amparo de la Universidad. Pero el Voluntariado de la Isla considera que se pueden ofrecer otras aportaciones y en ellas se ha centrado. De la Basílica de la Isla del Rey, Patrimonio Histórico, en el que por las razones indicadas no podemos ni debemos intervenir, sí hemos hecho una maqueta del edificio en la que se aprecian sus características. Su distribución en planta es rigurosa puesto que está basada en fotografías aéreas de las actuales ruinas. El alzado ha sido informado con el mejor conocimiento existente de la época. Por otra parte hicimos una réplica de la parte central del mosaico descubierto en 1888 el cual constaba de tres partes. Elegimos la central por ser la que más información nos ofrecía al encontrarse el original en un 50% expuesto en el Museo de Menorca.

Pudimos fotografiarlo y analizar en profundidad la fábrica, textura, tipo de materiales y colores. Actualmente ésta réplica se exhibe en la sala 4 del antiguo Hospital de la Isla del Rey. Pero nuestra intención es recrear la totalidad del mosaico y estamos ahora iniciando la segunda fase.

En el proceso de esta réplica los últimos que intervienen son internos del Centro Penitenciario de Menorca Entidad con la que tenemos un acuerdo de colaboración. Pero antes de iniciarlo, a quienes se ofrecen les proponemos hacer una prueba, con lo que confirmamos su capacidad para efectuar un trabajo digno y su interés por realizarlo. Fruto de ello es la muestra adjunta que representa un Cap-roig amenazado por una morena. Esta pieza de un metro por 65 centímetros ha sido realizada de modo satisfactorio y se encuentra ya expuesta en la Isla del Rey. Es el primer paso para la construcción de la siguiente réplica del histórico de la que hablaremos más adelante, y que se encuentra en fase de diseño.

José M. Vizcaíno Aznar

Que me aporta ser voluntaria en la Isla del Rey

sábado, enero 16th, 2016

 

(Publicado en Es Diari el 23 de Diciembre de 2015)

Hace seis años visité por primera vez la Isla del Rey, con mi hermano que estaba de vacaciones en Menorca.

Desde entonces apenas he faltado unos pocos domingos a la cita con los compañeros, los que estaban entonces y que aún siguen, otros  que no vienen porque sus circunstancias han cambiado, pero mantienen el vínculo con la Isla, otros que lamentablemente se han ido para siempre, dejando eso sí su grato recuerdo.

Y digo qué me aporta, porque a mí, personalmente me ha enriquecido el ofrecer mi tiempo y mi servicio de una forma notable.

Es maravilloso llegar a la isla cada mañana de domingo. La Isla del Rey, a la que yo considero como el corazón del puerto, nos ofrece siempre un entorno cambiante y único a la vez y nosotros, los voluntarios, somos conscientes del privilegio que disfrutamos.

Luego, cada uno inicia su rutina, piedras, jardines, salas a mantener, limpiar y airear, restaurar, pintar y recomponer. Y el buen humor y la alegría que cada cual aporta.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

        La sala que me ocupa: Biología Marina,  está dedicada como su nombre indica al estudio de la vida marina y la malacología, en el entorno de la isla de Menorca. Tenemos aportaciones de todo tipo, desde una cabeza de delfín que encontró un voluntario en Fornells, caparazones de tortugas marinas y varias importantes colecciones de conchas y moluscos que un día nos donaron sus propietarios, como la que nos dejó en depósito la viuda del doctor Ramos, acompañada además de un importante estudio de la malacología que hoy un experto nos está ayudando a completar. A más de una gran bibliografía sobre la materia. Y por supuesto, la colección de nuestra compañera voluntaria Rita Pabs, bióloga marina, que vive actualmente en Alemania, pero que nos visita siempre que viene a Menorca.

En la sala, a veces se acumula el trabajo, nuevas donaciones, mudanzas, y el mantenimiento rutinario, limpieza, etc.

Pero también intercambiamos trabajo con otras salas o vamos allí, donde surge la tarea más urgente del día. Aunque a veces, sin que me oiga el alto mando, tenemos nuestros días torpones y gandules y aprovechando que estamos en un lugar maravilloso, nos dedicamos como unos turistas accidentales a sacar fotos ó a visitar las salas de otros  compañeros que han mejorado o cambiado tal o cual cosa, cada uno según sus habilidades o talentos.

Porque somos conscientes de ser voluntarios en un sitio privilegiado y por eso disfrutamos cada momento, si el día es bueno, malo o pasable, porque la luz está así, el mar está de esta otra manera y el viejo hospital siempre está agradecido de que le lavemos un poco la cara. Esta es la pequeña aventura que nos ofrece cada domingo la Isla del Rey.

Por mi parte, aporto la ilusión de contribuir a rescatar un trozo de la historia del puerto de Mahón, y, si por circunstancias dejara de ir, sé que hay un puñado grande de locos felices que tomarán el relevo.

 

Mari Paz de Andrés Chaves

Una biblioteca peculiar

sábado, enero 16th, 2016

(Publicado en Es Diari en 9 de Diciembre de 2015)

Sorprende que en el proceso de recuperación del hospital de la Illa del Rei, junto a la consolidación y rehabilitación del edificio, así como de su historia y “alma”, el equipo de voluntarios que la lleva a cabo haya incluido la creación de una biblioteca que ya cuenta hoy con más de 6.000 volúmenes.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

 

Una cifra sorprendente y más que destacable teniendo en cuenta que su origen es el resultado de múltiples donaciones que se han ido sucediendo a lo largo de estos años por parte de voluntarios, instituciones y personas que han querido así manifestar su apoyo al proyecto. En algunos casos la cuantía de los volúmenes donados en una sola entrega ha superado el centenar y ha permitido consolidar secciones como medicina, farmacia o folklore menorquín.

 

La biblioteca trasciende así su función de centro de documentación y estudio del antiguo hospital inglés. Los numerosos volúmenes que componen secciones como la de historia, historia naval, ciencias naturales, arte, biografías, lingüística, geografía o literatura, además de la ya citada sobre folklore menorquín, aportan valor a los pasos ya iniciados para que la Fundación Hospital de la Isla del Rey cumpla también una función de centro de interpretación del puerto de Maó.

 

En el largo y riguroso proceso de catalogación realizado por un equipo de voluntarios se han sucedido momentos llenos de júbilo como el registro de varios ejemplares editados en siglos XVI, XVII y XVIII. También los ha habido dolorosos cuando la informática ha boicoteado el trabajo de horas o cuando no se han podido aceptar ciertos títulos al no encajar las secciones establecidas. En estos momentos la sala habilitada, contigua a la de farmacia i a la de malacología (moluscos), se encuentra al límite de su capacidad por lo que nos vemos obligados a proceder a una selección que supondrá la retirada de determinados títulos, cuya temática se aleja de los parámetros propios del objetivo de la biblioteca.

 

Dato curioso a la vez que interesante es la localización de algunos manuscritos y documentos que ocultos entre las páginas de los libros nos ilustran sobre la personalidad de aquellos que fueron sus propietarios. Encontramos desde una orden de nombramiento de un militar hasta la contabilidad de un establecimiento, pasando por la fórmula magistral de un preparado farmacéutico, un comunicado del alcalde de un ayuntamiento notificando a sus conciudadanos el asesinato de un conocido político o una felicitación por el nacimiento de un hijo. En todos estos escritos observamos una cuidada y elegante caligrafía con elaboradas formas de cortesía epistolar que comparándolas con los escritos de nuestros actuales whatsapp ruborizan nuestros ya mermados sentimientos estéticos.

 

El objetivo de esta biblioteca es seguir ampliando las secciones relacionadas con el antiguo hospital y con el puerto de Mahón, para que en un futuro no muy lejano se inicie un servicio de préstamo y consulta relacionado con las funciones que la Fundación Hospital de la Isla del Rey pueda desempeñar en el puerto de Mahón.

 

Jaume Roca Lluch

Mi voluntariado en la sala de la Imprenta de la Illa del Rei

sábado, enero 16th, 2016

(Publicado en Es Diari el 25 de Noviembre de 2015)

Cuando vine a vivir a Es Castell en el año 1980 teníamos de vecinos a la familia de la Imprenta La Económica. Nunca pensé que con el tiempo tendría con ellos una relación especial como la que ahora tengo, gracias al voluntariado en la sala dedicada al pueblo de Es Castell y patrocinada por su Ayuntamiento, donde se encuentra la imprenta en la Illa del Rei.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Fue por Navidad del año pasado cuando estuve de visita en la Illa del Rei y en ese momento pensé que me gustaría hacer algo allí. Lo que más me llamó la atención fue la biblioteca y la imprenta, pero cuando solicité poder hacer algo con mi aportación personal como voluntaria, me asignaron a esta última.

2

3

Fui muy bien acogida por Carlos Benejam y su hijo Ángel. Ellos me comentaron de Tiago Borrás, el entonces sucesor de Andrés Borrás Módena quien fundara la imprenta en Es Castell, que fue el suegro de la señora “María de la Imprenta”… ¿Quien no la conoció en Es Castell?… Fue toda una institución, era la madre de Tiago.

Tiago en aquellos días no se encontraba muy bien debido a una grave enfermedad y ya no pudo volver a la Illa. Falleció hace unos meses.

Precisamente en las recientes Jornades de Patrimoni Industrial de Menorca celebradas en el Consell Insular, Sema nos contó la historia de esta familia y su Imprenta, muy interesante!

Carlos y Ángel son unos manitas y poco a poco lo tienen todo controlado. Carlos es un experto en máquinas de imprenta y se nota que domina el espacio por donde se mueve. Ángel atiende muy bien a las instrucciones que le va dando su padre con todo el cariño, y los trabajos le quedan relucientes. Siempre están ocupados, si no en una cosa en otra.

Yo siempre tengo cosas que hacer en este organizado equipo. El trabajo puede ser muy minucioso y entretenido…hay tantos tipos de letras por organizar…hay tanto polvo del marés que quitar, tantas máquinas por limpiar, algún día los cristales…

En estas últimas semanas hemos trabajado en la composición que ha de ilustrar los sobres de la recaudación de cada semana en la Illa. Para mi ha sido una experiencia muy positiva, ya que yo no tengo ni idea del trabajo en concreto sino que lo he hecho guiándome por lo que me indicaba Carlos y otro poco lo que yo intuía. Es tan fácil escribir en el ordenador incluso imprimir en casa o llevarlo a donde a través del pen drive te hacen la impresión: Nada que ver!!!.

Esta misma semana hemos probado la primera impresión. Carlos ha demostrado su maestría: paso a paso, sabiendo siempre lo que hacía…lo ha conseguido. Me ha parecido emocionante ya que las dos primeras impresiones han sido un poco imperfectas, pero la tercera, ya en el sobre directamente ha quedado…aceptable. Quizá se puede mejorar, pero, no está nada mal. Justo cuando entraba la visita guiada de la mano de Sema y sus explicaciones ha sido el momento de sacarlo de la prensa manual…que oportuno!. Buen trabajo Carlos!!!.

Inés Solà Pretus

“Yellow Catamarans”

sábado, enero 16th, 2016

(Publicado en Es Diari el 11 de Noviembre de 2015)

Después de finalizar la temporada veraniega, han concluido las excursiones turísticas en barco por el puerto de Mahón en los catamaranes amarillos, cuyas embarcaciones están amarradas en el muelle para que las tripulaciones puedan disfrutar de unas merecidas vacaciones, dichos catamaranes están a la espera de ser sacados del agua, para las revisiones pertinentes, pintado y puesta a punto para la próxima temporada.

Los visitantes a la Isla del Rey, han podido disfrutar durante este verano, uno más, de ser trasladados con los catamaranes amarillos, de la empresa Yellow Catamarans, navegando por el puerto de Mahón; una excursión marítima previa a la de la Isla del Rey, cuyas tripulaciones se han esforzado para que los pasajeros tuvieran una travesía muy agradable, con atención personalizada a cada uno de ellos.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

En cualquier evento organizado por la Fundación Hospital de la Isla del Rey, hemos tenido un apoyo logístico, con precios especiales, en el traslado de los visitantes y participantes que han asistido a los diferentes actos. Además de los programados semanalmente, recuerdo su participación anual, en la Procesión de la Virgen del Carmen, en el Foro Menorca-Illa del Rei, organizado por <Es Diari>, entre otros.

El grupo directivo y empleados de la empresa de los barcos amarillos, son considerados como unos voluntarios de excepción de nuestra Fundación, cuyo fin es la recuperación del antiguo Hospital Naval Inglés.

Sería deseable que nuestro puerto, estuviera en plena actividad excursionista y fuera un referente turístico durante todo el año promocionando visitas culturales navales a: La Mola, Fort de Marlborough, Lazareto, Isla Plana, San Felipe, por supuesto Isla del Rey y que el futuro Museo Naval de la Isla Pinto ya sea una realidad. Estamos hablando de uno de los puertos naturales más importantes del Mediterráneo.

Uno de los temas prioritarios que es del todo necesario, es la instalación de un Travelift, o sea, una grúa suficiente potente para sacar del agua y trasladarlos a su sitio de varada, para que este tipo de embarcaciones, yates, barcas de arrastre, etc. no tengan que desplazarse a otros puertos, ni tampoco tengan que alquilar una potente grúa fuera de nuestra isla.

En nombre de nuestra Fundación, agradecemos públicamente al equipo de los catamaranes amarillos, su colaboración año tras año.

José Barber Allés

EEUU y Menorca

sábado, enero 16th, 2016

(Publicado en Es Diari el 28 de Octubre de 2015)

El viaje que recientemente ha efectuado un grupo de treinta personas, menorquines y amigos, a La Florida, con motivo de la celebración del 450 aniversario de la fundación de San Agustín y el 250 de la emigración menorquina a Nueva Esmirna sugiere contemplar, aunque someramente, la relación que ha existido entre esta isla tan solicitada y los EEUU de América.

A principios del siglo XIX, los piratas berberiscos efectuaron frecuentes actos de piratería en el Mediterráneo, lo que entorpecía las relaciones comerciales entre Oriente y Occidente. Menorca era española desde la Paz de Amiens (1802) y España andaba metida en las guerras napoleónicas. La todavía reciente presencia inglesa en la isla y la importancia que había adquirido el Puerto de Mahón como lugar de refugio, mantenimiento y avituallamiento de embarcaciones permitió que, durante bastantes años el puerto siguiera prestando esos servicios a embarcaciones y flotas de países extranjeros, lo que colaboraba no poco a la economía menorquina, bastante afectada por las nuevas circunstancias que le afectaban como un gobierno absolutista, mayor rigidez de costumbres o leyes restrictivas en cuanto al comercio.

Los EEUU entre tanto, con objeto de proteger las rutas comerciales, decidieron operar en el Mediterráneo con el llamado, entonces, Mediterranean Squadron el cual, años después, constituiría la Sexta Flota Americana. Y lo hicieron utilizando como Base Naval, el encantador Puerto de Mahón, durante unos 25 años.

Annapolis, capital del Estado de Maryland, es una pequeña ciudad americana de unos 40.000 habitantes que forma parte del área metropolitana de Baltimore. Desde 1845 alberga la Academia Naval de los EEUU, pero hasta entonces fue el Mediterranean Squadron, con sede en Mahón, el que formaba  y preparaba, en su Escuela de Guardiamarinas a los futuros oficiales Americanos. Y lo debió hacer bien ya que de ahí surgieron nombres tan ilustres  como Stephen Decatour que fue guardiamarina en 1815 y consiguió los máximos honores durante su carrera habiendo impregnando con su espíritu, la formación naval. Como así lo hicieron, también,  personajes ilustres como el Capitán Edward Perble, primer comandante del Mediterranean Squadron, o Bainbridge, Capitán de la fragata Philadelphia, Charles Stuart del USS Constitution, fragata aún todavía en activo en Boston, o Thomas Mc Donough, que estuvieron embarcados en este mar y tuvieron su base naval en Mahón, donde también fondearon fragatas como la Brandywine, Independence, Congress o Delaware 74. David Farragut –hijo de padre ciudadelano- sirvió primero como guardiamarina y después en el Independence entre 1815 y 1820 con base en Mahón, y ahí inició su brillante carrera naval

De aquella época queda, como recuerdo, la cordialidad de la relación que se estableció entre menorquines y marinos, y un buen entendimiento, tal vez facilitado por el hecho de compartir determinados principios de libertad que habían impregnado a la sociedad menorquina durante el siglo XVIII.

Parece ser que, el llamado “Cementerio inglés”, situado en la ladera Norte del Puerto de Mahón, cerca de la Isla del Rey, empezó a funcionar como tal hacia 1825, y que realmente debería llamarse “Cementerio Anglo-Americano” ya que, tras las oportunas investigaciones realizadas y su restauración hacia 1960, se observa que de las tumbas existentes, la mayor parte contiene restos de marinos americanos: 28 de 44, están identificados como tales.

El Doctor Jonathan M. Foltz, nacido en 1810 en Lancaster (Penn), ingresó en la Armada Norteamericana en 1831 y en 1834 ya había dado la vuelta al globo. Sirvió en varios hospitales de la Marina y en 1839 fue destinado a las fuerzas del Mediterráneo y puesto al frente del Hospital de Mahón en donde permaneció hasta 1841. Era un hombre observador y meticuloso que a lo largo de toda su carrera fue haciendo anotaciones relacionadas con su experiencia en esos “laboratorios” que eran los barcos. Fruto de esas observaciones que constituyeron una importante aportación al mundo médico, nos dejó un interesante libro que, traducido al español, en breve editará la Fundación Hospital de la Isla del Rey, como parte de sus proyectos de recuperación de los edificios y de su historia.

José Mª Vizcaino Aznar